0

Las vallas publicitarias van desapareciendo poco a poco del paisaje ibicenco. Ayer, la empresa Ibiza Publicidad, desmontó de forma voluntaria y sin necesidad de abrir expediente sancionador, seis de estos paneles ubicados desde hace años en la carretera de Ibiza al aeropuerto, que al encontrarse en suelo rústico eran «manifiestamente ilegales», explicaron desde el Consell d’Eivissa.

Se trata de los primeros que se retiran en este tramo tras el acuerdo al que la institución insular llegó con la empresa la pasada semana y por el que esta se comprometió a retirar 39 vallas ilegales instaladas en esta carretera antes del mes de mayo.

Con estas, ya son ocho las vallas publicitarias que se han desmontado durante este mes de febrero. Hace un par de semanas, la misma empresa retiró dos anuncios que se encontraban instalados en el solar ubicado junto al Recinto Ferial de Ibiza, propiedad del Consell. Unas vallas por las que, según aclararon desde la institución insular, «no se estaba dando ninguna contraprestación a la empresa».

Los paneles llevaban instalados en esa zona más de una veintena de años y «entendemos que en sus inicios pudo haber algún tipo de intercambio publicitario», indicaron fuentes oficiales del Consell.

Inventario

Tras realizar un inventario, la institución insular informó ayer de que en este tramo de carretera se contabilizaron un total de 104 vallas publicitarias. De ellas «39 son ilegales, 10 cuentan con un informe favorable de carreteras y el resto, 55 están en suelo urbano», informó el conseller de Gestión del Territorio, Infraestructuras Viarias y Lucha contra el Intrusismo, Mariano Juan.

En este sentido, recordó que «se ha iniciado una vía de diálogo con los infractores y se han llegado a acuerdos con Ocio Ibiza para el cumplimiento de la ley». «Si no se cumplen los plazos establecidos, primero advertimos y segundo denunciamos y sancionamos», explicó el conseller.

Las sanciones, si los paneles se encuentran en propiedades privadas, se consideran graves y pueden suponer una cuantía que iría entre los 3.000 y los 6.000 euros. Si las vallas están dentro del dominio público, las multas preestablecidas van desde los 6.000 a los 150.000 euros.

No obstante, Juan se mostró satisfecho ya que el diálogo y la búsqueda del consenso está dando sus frutos. «Estamos luchando para que otro propietario que tiene otras seis las retire y también otras cuatro de la E10 se deben retirar; estoy plenamente convencido de que son conscientes de que es algo claro y que la sociedad ibicenca es casi unánime en este tema. El posicionamiento de Ocio de Ibiza a favor de cumplir la legalidad es importante. Nuestra aspiración es que se retiren todas las vallas ilegales antes de verano sin tener que iniciar ningún expediente, pero si durante el verano no se ha hecho se iniciarán los expedientes correspondientes», afirmó Juan, quien reiteró a Viviana De Sans que «acabamos de entrar y no tenemos ese pecado de haber estado cuatro años sin hacer nada. Nosotros advertimos y luego sancionamos. Por ahora, el advertir está funcionando», concluyó.