Vila llevará comida a domicilio a mayores y dependientes

Los beneficiarios reciben diariamente un desayuno y un almuerzo según sus necesidades

|

Valorar:
preload
La concejala de Bienestar Social, Carmen Boned, junto a la gerente de Apfem, Antonella Greco.

La concejala de Bienestar Social, Carmen Boned, junto a la gerente de Apfem, Antonella Greco.

Garantizar una alimentación saludable y de calidad adaptada a la necesidades de personas mayores, en situación de dependencia o en riesgo de exclusión social. Este es el objetivo del Ayuntamiento de Ibiza a través de la Concejalía de Bienestar Social, que, junto con la Asociación Pitiusa de Familiares con Enfermedad Mental (Apfem), lleva dos meses proporcionando un servicio de comida a domicilio que dicen que es pionero en Baleares para personas en situación vulnerable. Actualmente, un total de 34 usuarios se benefician de esta iniciativa, que pretende asegurar unos hábitos alimenticios óptimos con el fin de mejorar su salud y calidad de vida.

El objetivo de este programa no es dar de comer, sino alimentar correctamente a personas en su hogar y en su entorno habitual para ofrecerles un cuidado esencial como es la nutrición. Los beneficiarios de este proyecto reciben en su domicilio diariamente un desayuno y un almuerzo. Los menús son elaborados individualmente a través de nutricionistas que tienen en cuenta el estado de salud de la persona y atienden a criterios médicos. Además, para la realización de las dietas utilizan productos locales, de cultivo ecológico y provenientes del comercio justo. En este momento, aunque se ofrecen un total de 34 menús diarios, el máximo establecido por contrato por el ayuntamiento es de 57.

Para la distribución de estos menús a los domicilios de los beneficiarios también se tienen en cuenta criterios medioambientales y se utiliza una furgoneta con baja emisión de CO2.
Integración sociolaboral

El Ayuntamiento contrató, mediante un procedimiento abierto, a la asociación Apfem que, a través de su centro especial de empleo (Apfem-Aktúa), se encargará de proporcionar este servicio de comida a domicilio durante los próximos dos años.

Este contrato de servicios se pensó para favorecer la inserción sociolaboral de colectivos con dificultades para incorporarse al mercado de trabajo. Por ello, gracias a este programa se contrataron tres personas con una discapacidad superior al 33 por ciento a jornada completa. Algunos de ellos llevaban casi 20 años sin trabajar.

En este sentido, la concejala de Bienestar Social, Carmen Boned, manifestó ayer que con este tipo de contrato quieren «remarcar un ejemplo claro de que la inserción de personas con discapacidad es una realidad y que implica tener un trabajo que facilita su autonomía e integración». Por su parte, la gerente de Apfem, Antonella Greco, definió este proyecto como «algo muy bonito, ya que atendemos a personas con dificultades y los que ofrecemos esta ayuda somos una entidad que emplea a personas con alguna discapacidad».

De hecho, Greco mostró su satisfacción al haber conseguido esta licitación por parte del Ayuntamiento compitiendo con otras empresas que no son un centro especial de empleo. «Nos han dado la oportunidad de competir a través de nuestras empresas y demostrar que lo hacemos bien y que trabajamos con unos niveles de calidad y exigencia a la altura de cualquier empresa profesional», subrayó.

Y es que para la asociación Apfem-Aktúa el servicio de comidas a domicilio no es algo nuevo, ya que actualmente distribuye unos 150 caterings diarios por toda la isla.

EL APUNTE

La mayoría de los usuarios adheridos a este servicio tiene más de 80 años

De los 34 menús diarios que se ofrecen a domicilio, 18 son para personas que tienen más de 80 años. Por género, 25 son para mujeres y nueve, para hombres. Por tipología, 15 de estos usuarios son personas mayores; 12 personas con algún tipo de discapacidad, dos casos de familia y cinco que responden a otras situaciones que recomiendan disponer de este servicio. El objetivo principal de este programa es intervenir en la nutrición y dar un servicio de proximidad y atención alimentaria en el domicilio para personas mayores o en situación de especial fragilidad. En este sentido, se pretende evitar el deterioro de la calidad de vida debido a una dieta inadecuada que afecta principalmente a la salud y al estado de ánimo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.