0

Blandiendo un hacha de grandes dimensiones y amenazando a conductores y vecinos que se encontraban confinados en sus casas. Es la violenta escena vivida en Sant Jordi el pasado sábado. El estado de alarma se fundió en estado de pánico.

Reincidente libre. El protagonista del violento episodio, un joven italiano con antecedentes en Ibiza por tráfico de drogas y hurtos, fue detenido y trasladado por la Guardia Civil a Can Misses para ser sometido a un reconocimiento psiquiátrico. 48 horas después, el lunes, la juez de guardia decretó un auto de libertad provisional.

Pescaron una denuncia. Pescando desde las rocas en Cala Martina. Así fue como la Policía Local de Santa Eulària pescó a dos individuos la tarde del martes tras ser alertados por un vecino de la zona. La insolidaridad e incivismo de algunos no tiene límites.

Paseos kilométricos. El Jueves Santo, la Policía Local de Santa Eulària denunció a dos personas que fueron interceptadas paseando por Siesta a sus mascotas. Los perros tenían que hacer sus necesidades fisiológicas ¿Pero era necesario irse a más de un kilómetro de distancia de su casa? Evidentemente: no.

Sin perro y a pedradas. El Jueves Santo se produjo el récord de detenidos en un día en Ibiza. Entre los incívicos arrestados, un individuo checo que alegó haber perdido un perro inexistente y que al ser requerido por la Policía les respondió con una lluvia de piedras.
Fiesta en el velero. Las medidas de restricción también valen para las personas que viven en embarcaciones o disfrutan de un barco. La noche del jueves la Guardia Civil desmanteló una fiesta en un velero fondeado en la bahía de Portmany. Los siete ocupantes, la mayoría jóvenes franceses, fueron denunciados por un delito de desobediencia.

Punto final a la aventura. Las autoridades pusieron el viernes punto final al ‘particular confinamiento’ de Rafael Lambies en s’Espalmador. El lobo de mar tuvo que poner su velero Isla de Pascua rumbo a Valencia después de disponer de tres semanas de disfrute y gozo en el islote de Formentera. La Guardia Civil le convidó a poner rumbo a su puerto base en cumplimiento del estado de alarma.

Desinfección. El Ejército de Tierra ha desplegado un contingente de efectivos que está llevando a cabo trabajos de desinfección en instalaciones como el aeropuerto, residencias de mayores o centros de menores. Las unidades llegadas a la isla hace una semana también custodian la central de gas de Sant Antoni.

Esfuerzo. El jefe de Compañía de la Guardia Civil de Ibiza y Formentera, el comandante Enrique Gómez, y el comisario jefe de la Policía Nacional, Manuel Hernández, subrayan el compromiso de unos efectivos que están multiplicándose en el esfuerzo.

Bomberos solidarios. Los efectivos del Cuerpo de Bomberos de Ibiza y Bomberos sin Fronteras siguen contribuyendo con la causa y el viernes entregaron medio centenar de pantallas protectoras al personal de Can Misses. Esta semana han donado 150 entre centros de Ibiza y Formentera.

Libro. Todo está jodido, de Mark Manson.

fperez@periodicodeibiza.es