El sindicato STEI calcula que harán falta 600 docentes más el curso que viene

| Eivissa |

Valorar:

Sorpresa y decepción son las palabras con las que definió ayer Pere Lomas, portavoz del sindicato STEI en las Pitiusas, la comparecencia pública de ayer del conseller balear de Educación, Martí March.

De hecho, Lomas destacó que se enteraron al mismo tiempo que los medios de comunicación del plan de desescalada educativo para la fase 3, que previsiblemente empiece el lunes en Ibiza, Mallorca y Menorca. «Es decepcionante que nos tengamos que enterar al mismo tiempo que la prensa; entendemos que, como actores principales de esta situación tendríamos que haber sido informados antes y negociar todas las condiciones porque hay temas que cambian las condiciones de trabajo». En este sentido, el hecho de que se hayan establecido dos turnos de trabajo para los docentes, mañana y tarde, es algo que desconocían los profesionales. «Lo que está claro es que la resolución tira adelante y no hay vuelta de hoja, pero nos han sorprendido y extrañado las formas de este conseller», apuntó.

Presupuesto

Los docentes quieren conocer, además, la disponibilidad presupuestaria de la Conselleria de Educación que habrá de cara al próximo curso para aumentar la plantilla de profesorado ya que en las próximas semanas y meses habrá que definir cómo quedan las ratios (el total de alumnos por clase) y si habrá que hacer desdoblamientos o no para cumplir las exigencias de prevención y seguridad sanitarias.

«No es lo mismo establecer unas reglas del juego con capacidad económica potente o menguante. Pensamos que las ratios se tienen que hablar con los docentes. En las Pitiusas tenemos el problema histórico de que no llegamos a tiempo en las infraestructuras que nos hacen falta. Por tanto, si se aplica una medida de reducción de ratios nos encontramos con un problema en Ibiza y Formentera; en otros lugares de Baleares no pasa esto. Aquí no se podrá hacer y menos en según qué municipios, porque no hay espacios para hacerlo. Tal y como estamos a día de hoy, reducir las ratios y desdoblar no será posible y si se hace será con la retirada de espacios de los centros, como gimnasios, que no es lo deseable para la educación que queremos», apuntó Lomas.

Las ratios para todas las etapas educativas están situadas en 25 alumnos por clase, cifra que puede elevarse con incrementos hasta los 30 en Bachillerato. Para hacer frente a esta nueva realidad educativa, el sindicato STEI calcula que en las Pitiusas «se deberían doblar los docentes. Los números son simples: si tenemos cerca de 1.300 docentes en todas las etapas educativas y se reducen las ratios y hay desdoblamientos hará falta el doble de personal docente. Pero no nos engañemos porque esto no pasará; si llegamos a 400 será un exitazo. Siendo realistas, harían falta alrededor de 600 docentes más». En cuanto a los municipios que peor están en cuanto a ratios y saturación educativa, Lomas destacó «la zona de la bahía de Sant Antoni, que comprende dos municipios, Santa Eulària y Vila no está para tirar cohetes. El que mejor está en cuanto a presión de ratios es Sant Joan; sería la situación ideal. Ojalá todos pudieran estar al mismo nivel que Sant Joan».

Desde FAPA Ibiza afirmaron que es una buena noticia que se amplíen las tutorías la semana que viene: «Cada vez se acerca más a lo que pedíamos desde que la ministra de Educación, Isabel Celaá dijo que se iban a abrir los centros 0-6 y se inició la planificación de desescalada. Nosotros desde la Confederación pedimos que, si se iban a abrir los centros, la apertura tenía que generalizarse hasta los 14 años porque entendemos que había las mismas necesidades», expresó Pepita Costa, residenta de la FAPA en Ibiza.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.