Lugar de los hechos. | DANIEL ESPINOSA

12

Agentes de la Policía Nacional de la comisaría de Ibiza investigan la autoría de un robo perpetrado durante el fin de semana con el método del butrón en una oficina del Banco Santander ubicada en pleno centro de Vila.

El asalto se descubrió a primera hora de ayer cuando los trabajadores de la sucursal bancaria localizada en el número 32 de Bartomeu Roselló abrieron la oficina tras el fin de semana.

La policía científica trabaja en la zona. Foto: Sara Fort

Tras alertar de los hechos, hasta el escenario del robo se movilizaron varias unidades de la Policía Nacional, agentes de la Policía Científica y de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), grupo que se ha hecho cargo de la investigación, según informaron fuentes policiales.

Método del butrón
Las primeras investigaciones apuntan a que los delincuentes aprovecharon el fin de semana para abrir el acceso desde el local contiguo a la oficina bancaria, un bajo que se encontraba vacío tras el cierre del negocio de una zapatería.

Sucursal bancaria de la Av. Bartomeu Roselló. Foto: Sara Fort.

Los agentes de la científica tomaron muestras de posibles huellas en la entrada del local utilizado como vía de acceso y documentaron fotográficamente posibles pruebas que se aportaron a la investigación.

Tanto la oficina bancaria como el local contiguo y otros negocios de la zona cuentan con sistemas de videovigilancia. Las imágenes captadas por las cámaras de seguridad podrían ayudar a poner cara al autor o autores de este nuevo robo con el método del butrón.
La entidad asaltada realizó una valoración de los daños y cantidades sustraídas, un dato que no trascendió mientras se desarrollaban las investigaciones.

Precedentes
Este caso de robo con el método del butrón tiene varios antecedentes recientes aunque los objetivos fueron joyerías.

El pasado 16 de julio, la juez Clara Ramírez de Arellano condenó a tres años de prisión al autor del asalto a una joyería de la calle Castilla de la que se llevaron un botín valorado en más de 22.000 euros. El acusado formaba parte de un grupo de origen uruguayo que realizó un butrón desde la desaparecida Can Xuxes. La investigación de la UDEV desencadenó su detención en Alicante.