Coronavirus

Los bares afrontan con resignación otra semana de cierre a las 22 horas

|

Valorar:
preload
Nieves, de La Bodeguilla: «Perder la barra ha sido un desastre».

Nieves, de La Bodeguilla: «Perder la barra ha sido un desastre».

Marcelo Sastre

La obligación de cerrar a las 22.00 horas una semana más, otra, hasta el próximo viernes 23, después de dos duras semanas de restricciones por el confinamiento en el municipio de Ibiza, ha supuesto un nuevo varapalo para los bares y restaurantes del centro, que sienten, la mayoría con resignación, que la hostelería está pagando los platos rotos en la gestión de la pandemia. Y es que se han relajado las medidas en otros ámbitos ya que desde ayer se han reabierto las instalaciones deportivas municipales, los cementerios y Can Ventosa.

Los bares y restaurantes que quedan abiertos se han visto obligados a reducir plantilla. Algunos no descartan el cierre inminente si el ‘toque de queda’ en Vila se prolongara otra semana más. En lo que todos coinciden es en que el invierno será «muy duro» y en que hubiera sido mejor haber confinado a toda la isla. Álex y Anatoli, dos de los tres dueños del restaurante Sa Vida, en la calle Bisbe Carrasco, se vieron obligados a cerrar durante un mes a causa de la pandemia y ayer mismo reabrieron las puertas “para ver cómo va” el menú de mediodía. Tienen muchas ganas de volver a trabajar pero reconocen que no será fácil. Se muestran positivos, aunque el año pasado por estas fechas eran ocho personas en plantilla y ahora solo trabajan cuatro.

Y es que la reducción de personal ha afectado a toda la restauración del centro, incluso a los más pequeños. Es el caso del restaurante vietnamita (Bambu Viêt Food), en la plaza de Sa Graduada, que antes hacía el grueso de la caja por la noche y ahora se ve obligado a despachar a los clientes antes de las 22 horas. «Es estresante trabajar así», explica el propietario, que estima que el negocio ha caído un 60% en comparación con el año pasado, cuando tenía cuatro empleados. Ahora solo tiene dos. «Entiendo las medidas que se están aplicando, pero lo que no se explica es que no haya más ayudas para bares y restaurantes», y augura que será muy complicado sobrevivir hasta el próximo mes de marzo: «Seguimos pagando impuestos y ahora estamos luchando para perder lo menos posible, no para ganar. Muchos clientes no vienen o gastan menos. Tienen miedo, y la verdad es que solo se habla del virus», lamenta este restaurador.

«Lo pagamos los del centro»
Toya, dueño del restaurante nepalí Kathmandu, en la calle Canarias, considera que las restricciones actuales en el centro de Vila tienen su origen en la apertura al turismo que tuvo lugar entre julio y agosto. «Se movieron por todo Ibiza y ahora lo estamos pagando los del centro, porque la gente se mueve y se va a Santa Gertrudis o fuera de la ciudad», explica, y sostiene que hubiera sido más eficaz haber confinado a toda la isla: «Es ridículo que se hagan las prohibiciones en unas calles sí en otras no. Esto no ocurriría ni en Nepal», lamenta Toya, que recuerda que antes tenían 90 cubiertos al día y ahora apenas sirven a 20 clientes. Antes también contaban con cinco empleados y ahora solo son dos. «El invierno va a ser fatal porque la gente no tiene dinero porque no ha podido trabajar», y asegura que si el cierre a las diez de la noche se prolonga una semana más se verá obligado a cerrar.

En el bulevar Abel Matutes se ha apagado la chispa de los restaurantes. El ambiente ha decaído. La plaza está casi desértica por la noche. Tres locales han cerrado y otros resisten, como Sa Nova Llum Ibiza. Paco, su propietario, también cree que la gestión de la pandemia «no se ha hecho bien» y que hubiera sido mejor que las restricciones se hubieran aplicado en toda la isla. «Nos ha fastidiado mucho el cierre a las diez. Hemos sufrido un descenso de caja del 70% y hemos tenido que reducir la jornada de la plantilla», relata mientas observa con resignación las decenas de sillas y mesas apiladas que no puede utilizar. «Esto ha sido el remate; si al menos nos hubieran dejado trabajar hasta las once de la noche, no hubiera habido problemas, pero cerrar a las diez, y ahora otra semana más, ha sido el remate».

En la calle Vicent Serra i Orvay está La Bodeguilla, un clásico bar de tapas y barra generosa, ahora completamente inutilizable. «Nos ha perjudicado todo: el horario de cierre, el aforo, las distancias entre mesas y la prohibición de fumar», expresa Nieves, que admite que los ingresos han descendido un 50% y que el personal ha tenido que cambiar horarios y turnos. «Estamos luchando cada día, y a las nueve y cuarto ya empezamos a recoger y a pasar las cuentas, pero esta prórroga de otra semana más, que nos enteramos de repente, nos ha perjudicado completamente. Para nosotros, perder la barra ha sido un desastre», lamenta la propietaria. Aunque peor lo han debido pasar en el bar Sa Parada, en una esquina de Isidoro Macabich, donde un cartel anuncia que está “cerrado indefinidamente”.

«Será inaguantable si dura más»
Por su parte, la presidenta del sector de Restauración de la Pimeef, Verónica Juan, afirmó ayer que «no estamos del todo de acuerdo en que parezca que solo puede haber virus en los bares y restaurantes, pero tenemos claro que hay que hacer un esfuerzo entre todos los empresarios y la ciudadanía para colaborar en esta batalla contra el virus». «Ahora tenemos que hacer bien las cosas para el futuro», añadió, y mostró su esperanza en que la próxima semana se acabe esta situación «porque será inaguantable si dura mucho tiempo más».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Max
Hace 15 horas

No hay pandemia, nunca la hubo. Se ha jugado al mundo con la mentira más grande jamás contada. Despierten gente de España, sus libertades han sido robadas, miles están muriendo de cánceres no detectados y otras enfermedades graves y su gobierno les está mintiendo cada minuto de cada día. Por favor, deje de usar máscaras, deje de seguir sus ridículas reglas, está cumpliendo para ayudarlos a lograr su objetivo, El Gran Reinicio. #COVID1984

Valoración:-1menosmas

Propongo
Hace 1 día

Si lo vuestro (cierre de locales) fuera emergencia y fuerais amigos/afines a V.Marí este os podriadar 750.000€ ... pero claro vosotros no entrais en ese plan.

Valoración:0menosmas

Agarrados a la poltrona
Hace 1 día

¿El señorito alcalde cuándo piensa "liberar" los bancos del Parque de la Paz? ¿Cómo? ¡está de viaje! (menos mal de la recomendación de autoconfinamiento).

Sentido común de libro, pero en clave comunista: se puede ir al bar, al restaurante, al gimnasio, te pueden llevar al cementerio, puedes ir a pagar impuestos, al supermercado con aglomeración de personas... pero no te puedes sentar en el Parque de la Paz. Todo sea por cumplir las instrucciones del Politburó mallorquín y mantener la poltrona.

Valoración:-1menosmas

Imperi
Hace 1 día

Imperiosa necesidad de estar en un bar y más pasado las 22:00h es una necesidad vital...qué pena que esto sea así. Que se crea empleo? Pues si pero el daño es peor que el no crear empleo. Ya surgira otro tipo de negocios pero no seran tan dañinos como lo es este

Valoración:6menosmas

A picar piedra
Hace 1 día

Pero de verdad la gente no se da cuenta que es mejor cerrar todo, un mes, que no estar así un año

Valoración:9menosmas

oliver
Hace 1 día

Entiendo de que se quejan porque al final es el pequeño empresario el que paga el pato. Pero al otro lado se está viendo que las medidas tomadas a tiempo (porfin) dan sus frutos. Esta vez Baleares ha ido adelantándose a muchas otras comunidades con las restricciones y somos la primera comunidad que va mejorando. Ésto no lo ve nadie? No fueron los parques infantiles ni los actos deportivos, fueron los bares y reuniones sin máscara los que hicieron subir los casos. Hagamos orejas y pongámonos la mascarilla siempre y tendremos temporada el año que viene.

Valoración:4menosmas

AnaIB
Hace 1 día

Cosas que mencionas como la subida del IVA de las bebidas azucaradas, más impuestos al alcohol y nuevas tasas por exceso de residuos se irán imponiendo porque por suerte estamos en la Unión Europea, y no está nada mal ir cogiendo buenas costumbres de estos países. De hecho es el fin último de la Unión Europea y no es ningún secreto ni un objetivo encubierto. ¿Qué tiene de malo? ¿Queremos seguir siendo el tercer mundo de Europa?

Valoración:11menosmas

Pepe LAGARTO DE PINAREJO.
Hace 1 día

Poco a poco, y por extrañas circustancias, nos irán incorporando las costumbres nórdicas. En España en gerenal y en Ibiza en particular tenemos el mayor números de bares y cafeterías por habitantes de toda Europa. Irán aumentando las restricciones, subirán el IVA, el caso de las bebidas azucaradas y pondrán tasas nuevas a las bebidas alcohólicas y por exceso de residuos, etc, etc, etc. Tiempo al tiempo que nos queda gobierno para tres años más. Lo siento por los pequeños empresarios, autónomos y trabajadores que hacen las cosas bien y cumplen con la legalidad por que serán los primeros en caer. Que DIOS nos de salud y fuerza para superarlo.

Valoración:4menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1