Marí Bosso y Jacobo Varela, en una imagen de archivo. | ARCHIVO

3

El PP defiende en el Ayuntamiento de Ibiza la creación de una línea de 500.000 euros para subvencionar el pago de alquiler de locales comerciales con actividades suspendidas en 2020. La propuesta, que está destinada al ejercicio 2021, también incluye aquellas actividades con suspensiones de actividad, restricciones de aforo y de horarios de cierre en las diversas resoluciones de la Conselleria de Salut.

Así lo ha explicado el portavoz adjunto popular, Jacobo Varela quien ha precisado que “la iniciativa popular propone un máximo de 300 euros por mensualidad durante un período de seis meses y el anticipo del 75% de la subvención, mientras que el resto se otorgaría contra justificación. Los solicitantes deberán ser autónomos o pyme con domicilio fiscal en la ciudad, con local comercial y empadronados en el municipio, con el límite de renta mensual de 2.500 euros en un contrato de arrendamiento vigente durante todo 2020 y 2021”.

“La pandemia ha puesto de manifiesto unas consecuencias sociales y económicas de enorme impacto y las políticas equivocadas y tardías de Govern balear y Gobierno central están convirtiendo este daño temporal en estructural. Los establecimientos comerciales de Vila han sufrido durante el presente los graves efectos de las medidas de restricción adoptadas por estas administraciones, así como la escasa temporada turística fruto de los bandazos de Armengol en materia turística, que llevaron a los mercados emisores a recomendar no viajar a Balears. A todo esto, hay que sumar las restricciones en horarios y de acceso a clientes impuestas durante la segunda quincena de septiembre y prácticamente todo el mes de octubre, lo que deja una perspectiva preocupante para los comercios de nuestra ciudad. Toda esta situación nos deja con 8.262 trabajadores menos dados de alta en la Seguridad Social y 320 empresas menos, todo sin tener en cuenta los miles de trabajadores en ERTE”, ha añadido.

“Ya propusimos en abril una línea de subvención de alquileres de locales comerciales que fue rechazada por Ruiz y sus socios. No se nos hizo caso y la situación de empresas y autónomos no ha hecho más que agravarse, por lo que esperamos que en esta ocasión sean capaces de abandonar el sectarismo sólo porque se trata de una propuesta del PP, pensar en las dificultades que están atravesando estas personas y aprobar una medida positiva de una vez por todas”, ha concluido Varela.