El acusado fue interceptado por la Policía Nacional. | ARCHIVO

1

Cuatro años de prisión y multa de 1.500 euros. Es la condena a la que se enfrenta un hombre de origen británico que fue cazado por la Policía Nacional cuando se disponía a embarcar con diversas dosis de diferentes sustancias estupefacientes en un crucero atracado en Ibiza. El investigado se sentará hoy en la banqueta de los acusados para ser juzgado por un tribunal de la sección segunda de la Audiencia Provincial.

Según el relato de los hechos, Freddie N., fue sorprendido dirigiéndose a la embarcación ‘Vision of the Seas’ portando debajo del bañador una bolsa que escondía nueve bolsitas con 3,2 gramos de cocaína; un envoltorio con 1,4 gramos más de cocaína; cinco comprimidos de éxtasis que pesaban 2 gramos; seis comprimidos de éxtasis con un peso de 2,8 gramos; otra bolsita con 0,3 gramos de MDMA y una bolsita con 0,8 gramos de cannabis.