El conseller Javier Torres durante la presentación del nuevo Pistrvc.

0

El nuevo proyecto de líneas de autobús implicará un aumento importante de los servicios de transporte público, sobre todo durante el invierno, mejoras en los vehículos (menos contaminantes y con prestaciones como Internet y pantallas que informan de las paradas) y actualizaciones de tarifas. Así lo adelantó ayer el vicepresidente segundo y conseller de Transportes del Consejo Insular de Ibiza, Javier Torres, en la presentación del documento que también incluye una renovación de la imagen del transporte público.


Torres recordó que gracias a la aprobación definitiva del Plan Insular de Servicios de Transporte Regular de Viajeros por Carretera (PISTRVC) de la isla de Ibiza, el Departamento de Transportes ha podido definir una nueva estructura y modelo de servicio, que persigue como objetivos estratégicos fundamentales el aumento y la modernización de los servicios públicos de transporte.


«Este proyecto de líneas es una apuesta de futuro por la movilidad de la isla y se ha dimensionado teniendo en cuenta sus características. Planteamos una alternativa real al vehículo propio», manifestó Torres, que recordó que las concesiones del servicio público de transporte de viajeros llevan 10 años caducadas. «Ibiza merece un servicio de autobús digno y durante esta legislatura nuestra máxima prioridad es conseguirlo», recalcó el vicepresidente segundo y conseller insular de Transportes.


Vehículos
Respecto a los vehículos, el plan exige que sean menos contaminantes y que contribuyan al ahorro energético.


Además, se adaptarán a las personas con movilidad reducida (PMR), tendrán conexión wifi, contarán con pantallas informativas y altavoces y todos los autobuses del aeropuerto dispondrán de portamaletas. Todos los vehículos también estarán dimensionados a las necesidades de cada línea. Algunos llevarán portabicis para fomentar la integración de las dos formas de «movilidad sostenible».


El sistema de información se integrará con el proyecto Ibiza Smart Island y los 150 postes indicadores que se instalarán informarán de la localización de los autobuses en tiempo real. Además, se ofrecerá una aplicación móvil para indicar, también en tiempo real, la llegada del vehículo a las paradas.


Volumen económico
El Consell estima que deberá aportar a la concesionaria 4,45 millones de euros al año, lo que supone una inyección millonaria de 44,5 millones durante los 10 años que durará el contrato. Sin perjuicio de que puedan establecer una prórroga de cinco años, ya contemplada.


El Consell calcula que el volumen de negocio del contrato ascenderá a 171 millones de euros, suma de la aportación de la institución y del pago de las tarifas por parte de los usuarios.


Movilidad ha previsto licitar las líneas en dos lotes independientes, de manera que la explotación podrá recaer en una única empresa que gane los dos lotes o bien en dos empresas independientes.


El Consell prevé licitar el concurso a principios de 2022 y, si no hay recursos que logren paralizar la adjudicación, resolverlo a mediados del año que viene.
La previsión optimista es que podría entrar en servicio a finales del año que viene, aunque la más realista pronostica lel cambio para inicios de 2023.