El ‘Aida Perla’ fue el primer crucero en recalar en Ibiza después de un parón de 20 meses. | Toni Planells

3

La reactivación del turismo de cruceros en el puerto de Ibiza parece ya una realidad en base a las previsiones de llegadas para el año 2022. Según los datos que maneja actualmente la Autoridad Portuaria de Baleares (APB), por el momento se contabilizan 161 escalas, aunque advierten de que la cifra puede ir variando en función de nuevas reservas o cancelaciones de último momento.

El gestor portuario también informa que, entre el 1 de enero del presente año y hasta el viernes de la semana pasada, un total 36 cruceros han recalado en el puerto de Ibiza.
Cabe recordar que la primera embarcación de estas características en volver a la isla después de la pandemia fue el Aida Perla, de 300 metros de eslora y con 1.400 pasajeros a bordo. Esta nave recaló en Ibiza el pasado 20 de julio después de un parón de 20 meses.

Desde la empresa consignataria de cruceros Ibiza Mar Consignatarios, Joan Torres reconoce que una buena noticia es que la actual temporada podrá alargarse con dos escalas más confirmadas por las navieras hace pocas semanas. En concreto, se trata del MS Riviera, que tiene previsto visitar el puerto ibicenco los días 3 y 13 de noviembre. «Para nosotros parece que se alarga un poco más la temporada», afirma. Torres recuerda que han vivido un año «atípico» por el hecho de comenzar a recibir cruceros casi a finales de julio. También aprovecha para destacar los «magníficos itinerarios» existentes con destinos hacia puertos españoles como Palma de Mallorca, Barcelona o Valencia, entre otros.

En el caso de su empresa, asegura además que no tienen, por el momento, la confirmación de escalas para el año 2022. «Ojalá pudiéramos cerrar un par de escalas más antes de que acabe el año. Dependerá mucho del tiempo», insiste.

A comienzos del pasado mes de junio, Autoridad Portuaria de Baleares tenía previstas 248 escalas de cruceros en la temporada de verano en el puerto de Ibiza, aunque la previsión debía confirmarse por parte de las navieras. De hecho, según apuntaba entonces la APB, el primer crucero podía llegar el 5 de junio. Se trataba del Celebrity Constellation, que recalaría en el puerto de Ibiza a las 08.00 proveniente de Valencia y se iría a las 18.00 horas con destino a Barcelona. El día 7 había otra escala prevista, en este caso, del Harmony of the Seas, con origen de Barcelona y destino Marsella. Finalmente, fue el mismo 7 de junio cuando el Gobierno permitió el reinicio de la actividad en este sector.

Al mismo tiempo, la Secretaría Técnica de Sanidad publicó entonces un documento con las medidas sanitarias para este tipo de viajes. Entre las normas impuestas, se obligaba a limitar el contacto entre los cruceristas, que sólo podían descender del barco si tenían excursiones contratadas.

También el pasado mes de mayo, el Govern aprobó un protocolo para autorizar el atraque de cruceros en puertos de Baleares. Dicho reglamento establecía que los itinerarios de los buques debían ser de ámbito nacional y las compañías tenían que comunicar a las autoridades sanitarias sus paradas en los puertos 20 días antes de realizarlas.

Año nulo
El año pasado fue nulo para el sector crucerista debido a la pandemia mundial. El 2019 se cerró con récord absoluto en el puerto de Ibiza ya que recalaron 399.130 cruceristas, un 45 % más que en 2018 cuando llegaron a las Pitiusas 274.552 viajeros, según datos de APB.