Agentes de la Guardia Civil investigan este jueves una casa ubicada en Sant Antoni. | Daniel Espinosa

2

El letrado de la familia de Nuria Ester Escalante, Josep María Costa, ha lamentado este viernes más la «falta de medios» disponibles para investigar la desaparición de esta mujer en Ibiza, y ha considerado que con los medios actuales en la isla «no se resolverá».

En declaraciones a Europa Press, Costa ha recordado que se trata de un caso más sin esclarecer, como otros que se han registrado en Ibiza y, por lo tanto, «es parte de un fracaso».

«No significa que si se hubieran tenido todos los medios que ha habido en otros casos en España, hubiera habido un resultado positivo, pero por lo menos existiría la claridad de que se ha hecho todo lo posible. En este caso, no», ha criticado el abogado. En este sentido, ha sugerido que en otros casos de características similares se han activado mayores medios de investigación.

Para el abogado, también se han producido «bastantes deficiencias que han llevado a este resultado», recordando que el cuerpo no ha sido encontrado.

Costa ha afirmado que los hijos de la víctima, al cumplirse el tercer año de la desaparición, están «resignados porque cada día es más difícil».

Sobre la búsqueda de posibles pistas relacionadas con la desaparición que se llevó a cabo este verano en una casa de la calle Picasso de Sant Antoni, el letrado ha indicado que no han tenido más detalles que lo recogido a través de los medios de comunicación.

También ha recordado que el juzgado de Instrucción número 4 de Ibiza acordó el sobreseimiento del caso debido a la falta de pruebas, puntualizando que «el archivo es correcto porque no hay líneas de investigación que hagan pensar en un proceso nuevo».

Escalante desapareció el 31 de octubre de 2018 y fue vista por última vez caminando por el paseo de S'Arenal de Sant Antoni en compañía de un hombre de nacionalidad polaca, principal sospechoso en el caso. Asimismo, fueron detenidas otras cuatro personas que quedaron después en libertad provisional. El principal sospechoso también salió de prisión meses después.

El cuerpo fue buscado en zonas de Sant Antoni como casas abandonadas, pozos o torrentes.