Reunión de la Comisión Mixta Govern-Consells, este viernes. | CAIB

3

El Govern acordó este viernes traspasar plazas de inspectores a los Consells de Ibiza, Formentera y Menorca para el ejercicio de sus competencias en ordenación turística. En concreto son cuatro plazas para Ibiza, tres para Menorca y dos para Formentera (donde se destinan un inspector y un administrativo).

El acuerdo se trató en la Comisión Mixta de Transferencias entre el Govern y los Consells, convocada por la consellera de Presidencia, Mercedes Garrido, y con presencia de distintas Consellerias del Govern (Turismo, Hacienda, Movilidad, Agricultura, Asuntos Sociales y Transición Energética).

El coste de las plazas de Inspección mencionadas se sufragará con lo que se recaude en concepto de sanciones. En 2020 en Mallorca los 16 inspectores en ordenación turística emitieron 168 resoluciones sancionadoras, en virtud de las cuales se recaudaron 2,5 millones de euros, una media de 157.000 euros por inspector.

Haciendo una proyección en el resto de islas, contando con los cuatro inspectores que tendrá Ibiza, la cantidad que resultaría sería de más de 600.000 recaudados en un año. En Menorca, con tres inspectores, la cifra sería de más de 470.000 euros.

Además, en la reunión se ratificó el traspaso de las competencias de ordenación turística al Consell de Mallorca.

El objetivo es homogeneizar el actual traspaso de funciones y servicios al Consell de Mallorca (cuya fecha efectiva es el 1 de enero de 2022) con el que se realizó en 1996 con el resto de islas.

El Consell de Mallorca era el único que todavía no tenía traspasada la competencia de ordenación turística. Entre las funciones que podrá ejercer la institución insular se encuentran la planificación y gestión de la oferta turística, la facultad inspectora y también la potestad sancionadora.

Además, su gestión por parte del Consell implicará que la institución insular pasará a ejercer las funciones administrativas en relación con las empresas, actividades y establecimientos turísticos.