Vicent Ribas. | Daniel Espinosa

6

Los obispos españoles continúan la visita ad limina apostolorum. Desde hoy hasta el sábado viajan a Roma los prelados de las provincias eclesiásticas de Tarragona, Barcelona y Valencia. Esta última es a la que pertenece la Diócesis de Ibiza, por lo que asistirá el nuevo obispo de la isla, Vicent Ribas.

La visita ad limina apostolorum, en esta ocasión, se ha organizado en cuatro grupos, distribuidos por provincias eclesiásticas. Del 13 al 18 de diciembre viajó el primer grupo. Durante las próximas tres semanas de enero, consecutivamente, viajarán el segundo, tercero y cuatro grupo.

La visita ad limina es la visita que todos los obispos católicos deben hacer, cada cinco años, a Roma. Comprende la peregrinación a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo como expresión de comunión eclesial y el encuentro con el Papa como sucesor de san Pedro. Incluye también informar sobre la situación de la Iglesia en la Diócesis que cada obispo tiene encomendada.