Entre Pepe Rivero y Ángela Cervantes hay una gran complicidad que se ha transmitido a los 11 temas del disco.

0

La cantante ibicenca Ángela Cervantes ha regresado a la primera línea de actualidad con la publicación en noviembre de su nuevo disco, Olas y Arenas, en colaboración con el pianista Pepe Rivero. Un nuevo trabajo que está funcionando muy bien y que ha ido acompañado de varios conciertos de presentación en lugares tan emblemáticos como el Teatro Bellas Artes y el Café Central de Madrid o el Casino de Calaf en Barcelona y próximamente en el Festival de Jazz de Castejón de Sos Tres Reyes en la localidad oscense de Benasque y el 1 de marzo en el emblemático Teatro Arriaga de Bilbao.

Según explicó ayer a Periódico de Ibiza y Formentera la propia Cervantes desde el pueblo madrileño de Valdemorillo donde reside desde hace varios años, Olas y Arenas es un trabajo en el que se rinde homenaje a la puertorriqueña Sylvia Regina Rexach González conocida artísticamente como Sylvia Rexach (Puerto Rico, 1922 - 1961). «Se trata de una mujer de bandera, guionista, poeta, cantante y compositora de boleros, que a pesar de ser muy adelantada a su tiempo y un referente para muchas que vinieron después, desgraciadamente fuera de Latinoamérica no es muy conocida y por eso nos gustaría que este humilde homenaje pudiera ayudar a su reconocimiento».

La idea del disco surgió del conocido productor y presidente de Jazz Latino Inc, José Cruz, quien contactó directamente para que hiciera los arreglos de algunos temas de Rexach con Pepe Rivero, considerado como uno de los pianistas y compositores más importantes de la nueva generación de músicos cubanos. Tras llegar a un acuerdo, fue el propio Rivero quien contactó con Cervantes para que pusiera voz a las canciones. «Me ha hecho mucha ilusión participar porque se trataba de interpretar temas de una mujer que marcó un camino para las que veníamos después, gran referente de lo que se conoce como Bolero Filin que tanto éxito tuvo en los años 50 en el Caribe, Puerto Rico, Venezuela o México, y además hacerlo con un maestro del piano que ha tocado con los más grandes de varios géneros y con el que además me una profunda amistad».

11 temas y grandes colaboradores
El resultado de esta colaboración son 11 temas de los más de 80 que se cree que compuso Rexach antes de fallecer prematuramente a la edad de 39 años víctima de un cáncer de estómago.

Son, según Cervantes, «canciones que hablan de amor y desamor desde un punto de vista universal, sin importar de donde viene y con quien es, pero también de valentía ante las adversidades de una mujer que se enfrentó a muchos obstáculos en la sociedad de los 50 y que, incluso, tuvo tiempo para escribir poemas y canciones, tener tres hijos, divorciarse desafiando a lo establecido y ser oficinista durante la II Guerra Mundial».

Además, Olas y Arenas cuenta con colaboraciones de lujo. Por ejemplo, en Mi versión, participa el saxofonista puertorriqueño Miguel Zenón, galardonado con varios premios Grammy y nacido en el mismo barrio de la ciudad de San Juan de Puerto Rico que la propia Sylvia Rexach.

Mientras, el saxo tenor y saxo soprano corre a cargo del saxofonista, profesor, compositor y arreglista cubano Ariel Bringuez, colaborador en el disco El Tren de los sentidos de Alejandro Sanz, Trapiche de Alejandro Vargas, o la banda sonora de Habana Blues. Ademas, del contrabajo se encarga Reinier Elizarde, conocido cariñosamente y artísticamente como El Negrón, quien ha grabado discos y compartido escenarios con Michel Legrand, Chucho Valdés, Jerry Gonzalez, Quincy Jones, Alfredo Rodriguez, Paquito D’River o Concha Buika. Finalmente, el equipo lo completa el percusionista y productor cubano Michael Olivera quien se encarga de la batería tras haber tocado y grabado con un amplio abanico de músicos de distintas partes del mundo, incluyendo orquestas como la Orquestra Simfònica del Vallès.