El edificio del Centro de Baja Exigencia de Sa Joveria en octubre de 2021. | Arguiñe Escandón

1

Las sanciones impuestas hasta el momento por el Consell d’Eivissa a la empresa adjudicataria del contrato de construcción del Centro de Baja Exigencia Provisional de Sa Joveria, la UTE Washington Internacional SA, alcanzan ya los 91.783,30 euros por el retraso en la entrega de la obra.

El próximo mes de marzo se cumplirá un año de retraso de la entrega oficial del edificio modular.
La institución insular anunció en agosto de 2020 su intención de que el centro estuviese listo en diciembre. Sin embargo el contrato con la empresa adjudicataria no se formalizó hasta octubre de aquel año y se daba un plazo de ejecución de cinco meses. Debía estar acabado en marzo de 2021.

Los retrasos se han sucedido desde el principio, con las consecuentes críticas por parte de la oposición, mientras el Consell asegura que se hace lo posible para poner en marcha este servicio cuanto antes.

A pesar de las penalizaciones económicas reiteradas, sin embargo, es inevitable que el retraso de la puesta en marcha de este servicio alcance el año.

A finales de enero el Consell d’Eivissa inició el procedimiento de contratación del servicio de atención que prestará servicio en esta infraestructura y la fase de presentación de ofertas concluye a finales de febrero, con lo que su adjudicación se hará bien entrado marzo, como pronto.

Sanciones desde el principio
La primera sanción a la empresa empezó a tramitarse por parte del Consell en enero de 2021, cuando ya se había producido un retraso importante en la entrega del proyecto.

El proyecto debía estar presentado a principios de enero, pero no fue hasta febrero de 2021 cuando el Consell aprueba los planos para construir un centro de baja exigencia mediante módulos.

Tras el verano, tanto el PSOE como Unidas Podemos criticaban la «incompetencia» del equipo de gobierno del Consell para poner en marcha un servicio que se consideraba urgente, dado que la puesta en marcha del Centro de Baja Exigencia de Es Gorg (que dará solución permanente a esta necesidad), se estaba retrasando.

El Consell se defendió indicando que en aquel momento (octubre de 2021) la falta de suministros ya estaba afectando a la finalización del centro provisional de sa Joveria. Además indicaron que las sanciones a la empresa ya ascendían a los 46.000 euros.

En aquel momento el conseller de Presidencia, Vicent Roig, indicó que la obra estaría lista en «semanas, meses como mucho».

Tres meses hace de esas declaraciones y la crisis de suministros sigue afectando a la conclusión de las obras de un centro provisional cuyo retraso afecta, sobre todo, a los usuarios que albergará.