Concejales del grupo PSOE-Reinicia, durante el duro pleno celebrado ayer. | Daniel Espinosa

49

El pleno del Ayuntamiento de Sant Antoni se convirtió ayer en una nueva «caza de brujas», tal y como la definió el alcalde del municipio, Marcos Serra, por parte del grupo PSOE-Reinicia contra el ya ex jefe de la Policía Local, Javier Verdugo.

Y todo por la presentación por parte del principal grupo de la oposición de una moción referente al pase a la situación de segunda actividad sin destino de Verdugo, en la que, entre otros poco afortunados calificativos, se le denomina «individuo de escasa talla moral», «carente de diligencia en el desempeño de su trabajo», al que se le ha permitido que salga «sin la deshonra con la que se merecía salir del cuerpo de policía» y al que se le ha apartado «ante la gran molestia que ha ocasionado al cuerpo de la Policía Local de Sant Antoni y a la imagen de nuestro municipio».

Las palabras del concejal socialista Antonio Lorenzo no se quedaron ahí, ya que incluso se atrevió a afirmar que Verdugo hizo una «nefasta gestión» del cuerpo durante toda su vida profesional, algo que, a su entender, «quedó patente en la sentencia absolutoria de nuestra compañera», la ex concejala de Gobernación Aída Alcaraz.

«Qué inquina le tiene a usted a esta persona», le espetó el primer edil, que ante estas declaraciones aseguró empezar a entender «la caza de brujas hacia la gente del Ayuntamiento que ustedes creían que no apoyaban sus mismas ideas» en la pasada legislatura. «Dan una imagen lamentable con esta moción y el trato vejatorio que le han dado al señor Verdugo», insistió Serra. «Es una moción vergonzosa y de mal gusto que demuestra claramente su talante», recriminó.

En términos similares se expresó el concejal de Deportes, José Ramón Martín de Ciudadanos, quien aseguró que «con esta moción se ha traspasado una línea roja que nunca se tenía que haber cruzado».

Tras las malas formas del texto del grupo PSOE-Reinicia, el fondo que perseguía era poner de manifiesto que el proceso para conceder la segunda actividad sin destino al ex jefe de policía era «irregular». Entre otras cosas, consideran que no están justificados los 15 años en la jefatura ni los 32 años en la prestación de servicio, algo que desmintió instantáneamente la concejal de Gobernación, Neus Mateu, con la aportación de la vida laboral de Javier Verdugo.

Noticias relacionadas

Ante esta evidencia, el regidor socialista, además de mostrarse «flipado» en numerosas ocasiones con el expediente, insistió en que, durante el mandato del pacto de izquierdas, Verdugo estuvo cinco días suspendido de empleo y sueldo, y que deberían tenerse en cuenta para determinar los 32 años de prestación de servicios.

Ante la insistencia del principal grupo de la oposición a que no se le conceda la segunda actividad al ex jefe de policía, el alcalde de Sant Antoni subrayó la incongruencia del discurso socialista: «Con las ganas que tenían de que le echáramos y ahora parece que le quieren retener».

Presupuestos y ordenanzas

Por otra parte, el pleno definitivamente los presupuestos de la institución para el año 2022 con el voto contrario del grupo PSOE-Reinicia y la abstención de Unidas Podemos. Unas cuentas que criticó duramente el principal grupo de la oposición que lo calificó de «nefasto» porque, entre otras cosas, sube los impuestos. En este sentido, Marcos Serra recordó que la subida del agua que tiene que aplicar el Consistorio en 2022 «es fruto del contrato que firmó la pasada legislatura el equipo de gobierno del tripartito» con la empresa adjudicataria del servicio, por lo que había que cumplirlo. Además, recordó que se producirá una bajada del 5% en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Además, criticó el voto en contra de los socialistas cuando ni siquiera plantearon una sola enmienda a las cuentas públicas.

El pleno aprobó por unanimidad de forma inicial el Plan de Gestión Sostenible del Agua y el Plan de emergencia ante situaciones de Sequía en el municipio. Entre otras cosas, el plan detalla que deberá disminuir la extracción de agua subterránea para poder garantizar su recuperación y este volumen deberá ser sustituido por agua desalada.

También se aprobó inicialmente, esta vez con la abstención de la oposición, la ordenanza de la zona azul. Está previsto que en pocos meses se tenga ya el pliego de condiciones para llevarlo a pleno para su aprobación.