0

El CD Ibiza Futsal, tras conocer las impresiones de Elena López y replicarlas a través de este rotativo, decidió dejar constancia también de su protesta por escrito. Envió un correo electrónico al Patronato de Deportes de Vila para trasladar su «malestar» por la reducción de la pista, que ha pasado a tener más de un metro menos de anchura por el repintado que el Consistorio llevó a cabo la semana pasada.

«Una vez iniciada la temporada, se hizo ampliación del rocódromo, siendo un peligro para los jugadores de fútbol sala que jugaban por esa banda y podían caer y golpearse en esa zona. Como medida, nos informan desde el Patronato de Deportes que se va a desplazar la pista de fútbol sala hacia el lado de las gradas donde hay espacio más que suficiente», comienza el mail del club.

«Entendemos que se apliquen esos cambios por seguridad de todos y que tanto los usuarios del rocódromo y nosotros, los del fútbol sala, podamos usar la instalación. Nuestra sorpresa llega cuando, tras volver a los entrenos, han recortado ambas líneas del campo 60 centímetros por cada lado», continúa la misiva.

«Nos volvemos a quejar de que no ha habido ningún tipo de comunicación sobre estos cambios de medidas con los clubes implicados de fútbol sala. Que, por nuestra parte, esa distancia nos trastoca lo que estamos acostumbrados a entrenar durante todo el año y que estamos a la espera de no sufrir ningún problema para lo que resta de temporada, ya que la Federación Balear de Fútbol no deja cambiar las medidas de los campos una vez iniciada la temporada aunque estén dentro de los mínimos que establecen las normas», señala el club.

«Esperamos que en futuras ocasiones se cuente con nosotros en este tipo de decisiones o, al menos, informarnos para evitar posibles consecuencias», finaliza el escrito.

Juanan Torres: «Es incómodo tener que adaptarse cuando nos estamos jugando un posible título o ascenso»

Juanan Torres, uno de los capitanes del CD Ibiza Futsal, no ocultó el perjuicio sufrido con la reducción de la pista de es Viver en la fase final de temporada, con el título en juego: «El sábado notamos que se iba la pelota por los lados. Es que te quitan más de medio metro en cada lado. En la recta final de la temporada, tras varios años jugando en este pabellón, pues es verdad que acusamos la diferencia. Cuando hablamos de un deporte de espacio reducido, quitar 1,20 metros es algo que se nota, sobre todo los jugadores de banda. En el partido anterior se vio cómo muchas veces el balón se nos iba por estar acostumbrados a hacer una serie de acciones por determinadas zonas. La pena es tener que adaptarse al final de temporada. Es incómodo tener que adaptarse cuando nos estamos jugando un posible título o incluso ascenso. Los equipos que se cierran son más difíciles de atacar y se nos complica más ahora con una pista más pequeña. Eso es obvio».