Patricia Guasp y Javier Torres durante la reunión con las patronales turísticas. | Marcelo Sastre

1

Ciudadanos hace suyas las reivindicaciones de los empresarios del sector turístico ibicenco frente al decreto ley de medidas urgentes para la sostenibilidad y la circularidad del turismo de las Islas Baleares y asegura que las defenderá en el debate parlamentario de su aprobación como proyecto de ley.

La coordinadora autonómica de Ciudadanos (Cs) en Baleares, Patricia Guasp, junto al coordinador del partido en Ibiza, Javier Torres, se reunieron ayer con representantes de la CAEB, AVAT, la Asociación de directores de hoteles, Fomento del Turismo y la Federación Hotelera de Ibiza y Formentera.

Las reivindicaciones consistirían en restablecer la bolsa de plazas turísticas porque «ya había un tope consensuado y asumido por todos» y la retirada de la condición de reducir plazas en un 5% para poder ejecutar reformas de ampliación de hasta un 15% en los hoteles.

Guasp recordó que su partido se posicionó desde un primer momento en contra de la norma, tanto por la forma como del contenido del decreto ley aprobado por el Govern el pasado 11 de febrero y desgranó otros aspectos a los que se opondrán en la tramitación parlamentaria de la norma.

Plantearemos enmiendas para reducir el régimen sancionador, que creemos desproporcionado, y para aumentar los plazos de muchas de las medidas de obligado cumplimiento para 2023, que consideramos que es un plazo demasiado limitado», anunció.

«El Govern se ha olvidado de que venimos de dos años de paralización casi completa del sector y no es el momento de poner en marcha esas medidas obligatorias», explicó respecto a sus objeciones al decreto.

Falta de consenso

Las reuniones mantenidas ayer con el sector turístico corroboran, según Guasp, que «no ha habido consenso [con el sector], es falso ese consenso del que hablan la señora Armengol como el señor Negueruela y el diálogo ha sido un fake».

Además, la portavoz de Cs en el Parlament aseguró que Negueruela mintió en sede parlamentaria cuando afirmó que existía un anteproyecto de ley. «Ese es el momento en el que las asociaciones y los sectores pueden hacer alegaciones públicas en un procedimiento con luz y taquígrafos que han volado por los aires», criticó.

La semana pasada la Federación Hotelera reconoció que había existido intercambio de documentos con el Govern respecto a la norma, una afirmación que se ha ido matizando por la propia patronal. Su actitud frente al texto ha pasado del rechazo a la entente con el Govern para volver ahora a una posición enfrentada al ejecutivo.

Decrecimiento turístico

Para Guasp, la norma busca principalmente un «decrecimiento turístico» frente al que se posiciona la formación naranja.

Apuntó a este respecto que su partido defiende un «crecimiento sostenible, inteligente y responsable». Algo que consideró que ya se fijó a través de las bolsas de plazas que en el caso de Ibiza todavía no se había agotado.

«Siempre hemos apostado por una reflexión de toda la sociedad en su conjunto para decidir entre todos el modelo que queremos. Nosotros no estamos a favor de un crecimiento desmesurado», matizó.

El apunte

Una invasión de las competencias del Consell

El coordinador de Cs en Ibiza y vicepresidente del Consell, Javier Torres, se mostró crítico con la moratoria y señaló que en el caso de Ibiza el propio sector ya estaba decreciendo. Tachó el decreto de medida «ideológica» y defendió «que cada uno de los Consells es soberano en materia de ordenación turística, de promoción y de territorio» y que son los planes territoriales insulares los que deben definir el modelo de cada isla.