Una de las obras realizadas junto a un bar. | Daniel Espinosa

2

La empresa BSQ Trade SA (Best Selling Quality) comenzó ayer las obras para instalar la fibra óptica en Santa Gertrudis. Según las previsiones de la empresa, los trabajos estarán terminados en dos semanas, aproximadamente, para la zona perteneciente al casco urbano.

BSQ Trade SA, que nació el año pasado, comenzó por Santa Gertrudis por ser el único núcleo urbano de la isla que carece de la fibra. Aún quedan algunas zonas aisladas de los municipios de Santa Eulària o Sant Josep, así como alguna calle en Vila, que carecen de este servicio, por lo que, según indicó el director de la empresa, Miquel Costa, intentarán «arreglarlo cuanto antes».

«Tenemos pensado cablear toda la isla, ya tenemos licencias de obras concedidas en Santa Eulària y Sant Antoni y también la hemos pedido en Ibiza, donde creo que ya está concedida también», prosiguió.

Según desgranó Costa, la empresa BSQ Trade SA será también la encargada de la explotación y comercialización de la fibra óptica, que se podrá contratar, en el plazo de entre uno y dos meses, a través de la página web www.bsq.net o acudiendo a la tienda de la empresa en Vila.

Con una inversión cercana a los 300.000 euros, se va a montar una red rápida XGSPON de diez gigas, aunque todos ellos no llegarán a todas las casas, pues dependerá de la tecnología existente en cada una.

Cabe señalar que trabajarán tres personas de montadores y una serie de supervisores y auditores procedentes de contratas. Como señaló Costa, la suya es «una empresa aún pequeña, con cinco empleados en nómina».

Facilidades

Por su parte, el concejal de hacienda y Promoción Económica de Santa Eulària, Miquel Tur, mostró su satisfacción por la instalación de la fibra óptica en Santa Gertrudis, de los pocos núcleos urbanos que quedan por tenerla. «Parece increíble que no haya servicio de calidad de internet en Santa Gertrudis, posiblemente uno de los núcleos más turísticos del interior de la isla», continuó el edil, quien señaló que se verán beneficiados tanto los vecinos del pueblo como las empresas, que podrán desarrollar su actividad con mayor normalidad y seguir con su crecimiento. En este sentido, Tur, quien espera que pronto se pueda extender la fibra a otros lugares del municipio como la zona de Pou des Lleó, afirmó que el Ayuntamiento había puesto todo de su parte para facilitar todos los trámites y aligerar la burocracia.

El concejal reconoció que, si bien no había sido «una avalancha», sí que les habían llegado quejas por parte de los vecinos, sobre todo tras la época del confinamiento, que «sacó a la luz el problema» cuando la gente tuvo que teletrabajar y los niños asistir a clase desde casa. Según explicó Tur, pese a que el Ayuntamiento se había ofrecido anteriormente a promover las obras, la incompatibilidad con las inversiones venidas de los Fondos Europeos lo había impedido.

El apunte

«¿Van a poner la fibra óptica? ¡Qué guay! Me parece perfecto»

La alegría era ayer palpable entre los vecinos del pueblo debido a la llegada de la fibra óptica. Así lo manifestó el propietario del estanco, Antonio Serra, para quien ahora las gestiones serán más sencillas de realizar. Serra destacó que, «de momento, el Ayuntamiento va haciendo todo lo que se le va pidiendo». Una de las propietarias del bar Ulivans, María Roig, indicó que estaba deseando que llegara este momento, ya que ella trabaja con PDA y TPV y para cobrar con tarjeta se tenían que ir moviendo hasta encontrar la cobertura. «Ahora la gente paga mucho con tarjeta y perdemos mucho tiempo», aseguró. Un camarero del local, Enrique Alarcón, indicó, efectivamente, que «un internet tan lento» a veces les dificultaba el trabajo. Por su parte, una vecina del pueblo, Sonia Serra, mostró su sorpresa al conocer la noticia: «La van a poner? ¡Qué guay!» La vecina indicó que le parecía «perfecto», porque «la línea va muy lenta».