IBIZA MARQUESINAS EN MAL ESTADO | Marcelo Sastre

9

Un paseo por las escasas marquesinas de autobús de la ciudad de Ibiza da una idea de que la falta de mantenimiento es una constante. No es solo la ubicada en el número 7 de la Avenida de España la que presenta problemas. Una marquesina muy céntrica cuya limpieza llevan a cabo unas vecinas de la zona ante la falta de acción del Ayuntamiento gobernado por el socialista Rafa Ruiz.

En la misma arteria de la ciudad y a la altura del Consell d’Eivissa, otra marquesina ofrece un aspecto más que descuidado, con diversas pintadas y numerosos carteles del movimiento Extinction Rebellion. Carteles que, como poco, llevan allí desde mediados de octubre del año pasado, pues corresponden a una campaña de protesta desarrollada por este grupo ecologista en aquellas fechas. Entre las pintadas, algunas llevan la fecha de 2018.

Cristal destrozado
Esta marquesina, que a buen seguro tiene numerosos usuarios por ser la parada correspondiente al Consell, presenta, además, grandes grietas en el cristal de protección, con el riesgo que ello conlleva para usuarios y peatones.

Créditos: Marcelo Sastre.

Llamativa es también la situación de la marquesina ubicada enfrente del hospital de Can Misses. En este caso, al aspecto descuidado se une la sorpresa de que un grupo de contenedores de basura obstaculiza el acceso a la misma.

Créditos: Marcelo Sastre.

El autobús para pero unos metros más abajo de donde debería hacerlo. Y es muy probable que, en los meses de calor, esperar el transporte público de la ciudad de Ibiza en estas condiciones no debe ser precisamente agradable.

Las marquesinas de Vila, por otro lado, tienen como característica, además de la falta de mantenimiento, la diversidad de formas. Unas están hechas en madera oscura y cristal y otras en metal pintado de color azul. Algo que probablemente despista al usuario medio.

En casi todas ellas, finalmente, las pintadas son una constante. Y algunas presentan falta de información sobre horarios y líneas. En una de las ubicadas en la Avenida Pere Matutes Noguera, la única información es un pequeño cartel que invita al usuario del transporte público municipal a consultar los horarios a través de internet o llamando por teléfono. Es la misma marquesina en la que falta la mitad del techo de cristal.

Créditos: Marcelo Sastre.