0


Las justificaciones del conseller balear de Educación, el socialista Martí March, para no construir cinco de los seis colegios prometidos para esta legislatura en Ibiza no han gustado nada ni al Consell d’Eivissa ni a los ayuntamientos afectados. March se escudó en que los consistorios ibicencos no habían entregado solares a la Conselleria para poder levantar estos centros y, además, recriminó al Consell no haber trasladado aún la Escuela Oficial de Idiomas al recinto de Sa Coma, a pesar de que, según su versión, el proyecto llevaba tiempo hecho y el Govern ya había consignado tres millones de euros para este fin.


Consell d’Eivissa
El conseller insular de Presidencia, Vicent Roig, explicó en declaraciones a Periódico de Ibiza y Formentera que el Consell lleva «tres meses esperando» a que March les envíe el convenio para el traslado a Sa Coma de la Escuela Oficial de Idiomas. «Ni hemos recibido el convenio», aseguró Roig, «ni el dinero, a pesar de que se supone que ya estaba consignado en diciembre». En cuanto al proyecto, el conseller señaló que ha sido recibido por el Consell «hace dos semanas».


Días más tarde, él mismo se lo comunicó a la delegada de Educación en Ibiza, Marga Ferrer, con la que quedaron en «concretar una fecha para informar a March y a los directores generales que ellos estimen oportuno de este proyecto». Sin embargo, en el momento de hacer estas declaraciones, Educación no les había indicado nada al respecto. «Sa Coma», recordó Roig, «es un recinto que le ha costado a los ibicencos 28 millones de euros. Nadie nos ha regalado nada pero resulta que la mayor parte del espacio está ocupado por servicios del Govern». En este sentido, el conseller puso como ejemplo las nuevas aulas para el grado medio de FP de Obras que precisamente presentó March el pasado miércoles. «Martí March no puede dudar de la buena voluntad del Consell para que se hagan nuevas formaciones en Ibiza y a pesar de que eso es competencia del Govern», prosiguió indignado Roig. El Consell considera que «es muy triste» que el responsable autonómico de Educación se escude en los retrasos del traslado de la Escuela Oficial de Idiomas para hacer frente a las críticas por «su inmovilidad». Y más cuando «está acusando a la única administración que le hace los proyectos y le cede espacios, sin ser su obligación», puntualizó Vicent Roig.


Sant Josep
Sorprendido se mostró también el alcalde de Sant Josep, Ángel Luis Guerrero, al que March acusó de no haber proporcionado un solar para la construcción de un nuevo colegio en Sant Jordi. El primer edil admitió que el Ayuntamiento carece de estos terrenos aunque están ya a punto de adquirir un solar que se destinaría a este nuevo colegio. Pero Guerrero también recordó que el Ayuntamiento planteó este centro a Educación como «prioritario» y la respuesta de la conselleria de March no fue la esperada: «Cuando hablamos con Educación, el director general nos dijo que no era una prioridad porque el mapa escolar estaba bien cubierto. Era una prioridad para el Ayuntamiento pero Educación dijo que no se haría en esta legislatura».

Sant Antoni
El primer edil de Sant Antoni, Marcos Serra, admitió, por su parte, que el Ayuntamiento de la Villa de Portamany carece de terrenos en estos momentos para poner a disposición de Educación. Serra señaló que la conselleria les indicó «hace un año» que hacía falta suelo para construir un nuevo instituto. «Pero es verdad que no tenemos terrenos, ni rústicos ni urbanos», explicó el alcalde, «aunque lo estamos buscando y eso es un trabajo que lleva tiempo». Serra defendió el trabajo del Consistorio al recordar que sí han puesto a disposición del Govern un solar en Sant Rafel para la construcción de una nueva guardería que, si todo va según lo previsto, «entrará en funcionamiento en un par de años». Insistió en que «no es fácil» encontrar ahora un terreno en el que levantar un nuevo instituto, que es lo que pretende Educación. «Si el terreno fuera urbano», lamentó, «puede que fuera más fácil, pero tendrá que ser rústico. No es fácil y lleva tiempo y trabajo».

Vila
Por parte de Vila, finalmente, fuentes municipales admitieron que, tal y como había denunciado el conseller de Educación, la cesión de un terreno para la construcción de un nuevo centro se había retrasado por culpa de gestiones administrativas. «En estos momentos», aseguraron, «se están ultimando y están muy avanzadas para, posteriormente, ceder estos terrenos a la conselleria».

Santa Eulària
A las críticas de Martí March respondió también ayer el Ayuntamiento de Santa Eulària. Gobernado por la popular Carmen Ferrer, es el único que sí ha cedido suelo para la construcción de un nuevo colegio. Se trata de un solar de 8.844 metros cuadrados ubicado en la carretera de es Canar. La cesión se produjo en septiembre de 2020 y, desde entonces, el Ayuntamiento espera de que el Govern redacte el proyecto. Desde la Villa del Río recordaron que siguen esperando la segunda fase del CEIP Sant Carles y de la reforma integral del CEIP Sant Ciriac, para los que el Govern no necesita ningún terreno adicional.