Imagen de archivo de Platja d'en Bossa. | Daniel Espinosa

3

El Govern y el Ayuntamiento de Sant Josep acordaron ayer impulsar el proyecto para crear una pasarela que unirá Sant Jordi y Platja d’en Bossa. La inversión se ejecutará a través de un convenio de colaboración entre ambas administraciones que también incluirá la cesión de Can Pere Casetes donde el Consistorio promoverá un centro cultural y casal de entidades.

Según informó la Conselleria balear de Movilidad y Vivienda, el conseller Josep Marí y el alcalde de Sant Josep, Ángel Luis Guerrero, se reunieron ayer para avanzar en el proyecto de enlazar Sant Jordi con Platja d’en Bossa a través de una pasarela peatonal y bicicletas.

En la reunión, el Govern se comprometió a presentar un anteproyecto de toda la intervención prevista en un plazo de tres meses. El conseller de Movilidad destacó que se da ahora la oportunidad de «poner remedio a una anomalía histórica y arreglar la herida abierta que sufría Sant Jordi».

También recordó que conoce «sobradamente» una reivindicación que le ha tocado defender «durante años» como alcalde de Sant Josep y, por ello, para el Govern «ha sido una prioridad desde el primer momento». También precisó «el impulso a la movilidad sostenible que supondrá unir dos núcleos de población tan importantes como Platja d’en Bossa y Sant Jordi con una vía exclusiva para peatones y ciclistas».

El alcalde valoró muy positivamente «la prioridad que da el Govern a esta inversión y el compromiso firme que ha transmitido el conseller Marí Ribas en la solución de esta reclamación histórica de reconectar el pueblo de Sant Jordi con su playa». Además, el primer edil celebró que el convenio incluirá la cesión de la antigua casa de Can Pere Casetes porque permitirá «poder disponer en un plazo breve de un lugar donde poder realizar unas instalaciones dignas y dinamizar la vida cultural y cívica de Sant Jordi».

Futura vía verde

El anteproyecto que se conocerá en unos meses analizará las diversas opciones para conectar Sant Jordi con la costa, el esponjamiento del entorno y la posible ubicación de zonas de descanso y ocio a lo largo del nuevo vial hasta Platja d’en Bossa.

El proyecto también buscará poner en valor los hallazgos arqueológicos en esta zona e integrar su museización en el proyecto final. La recuperación de los «importantísimos restos» hallados en este ámbito permitirán que la futura vía verde se convierta también en «un importante itinerario de interés patrimonial», destacó el alcalde josepí.

El conseller recordó, precisamente, que en la construcción hace unos años del depósito cercano al hipódromo de Sant Jordi ya se incluía un proyecto de intervención arqueológica que también se recuperará en esta actuación a raíz del hallazgo de elementos como zanjas de cultivo de viñedos de época púnica y romana.

En cuanto a la antigua casa de Can Pere Casetes, se trata de una vivienda rural tradicional de grandes dimensiones que fue expropiada por las obras del nuevo acceso al aeropuerto y que todavía se encuentra en muy buen estado. Por sus dimensiones y características «es un espacio ideal» para acoger a entidades de Sant Jordi.