Los bomberos acudieron a un aviso de incendio. | Gisela Revelles

1

Unas chispas perdidas mientras se realizaba un trabajo de soldadura fueron el detonante ayer de un pequeño incendio que obligó a desalojar por precaución el hotel Royal Plaza de Ibiza.

La alarma saltó en torno a las 11.30 horas cuando los operarios que trabajaban en un ascensor alertaban de un pequeño incendio. En ese momento el elevador se encontraba entre la tercera y la cuarta planta, indicaron desde el Parque de Bomberos.

Rápidamente y tras la alerta al 112, hasta el céntrico hotel se desplazaban varias unidades de la Policía Local de Vila, Policía Nacional, dos ambulancias del 061 y una primera dotación de bomberos.

Dada la situación y el humo generado por el incendio se procedió al desalojo de los huéspedes y personal que se encontraban en el momento del suceso en el hotel.

Las mismas fuentes indicaron que las llamas fueron controladas y sofocadas en cuestión de minutos con la ayuda de extintores antes de la llegada de los equipos de extinción.

Desalojado por precaución

Los bomberos llevaron a cabo una inspección de la zona donde se había producido el pequeño incendio y certificaron que estaba todo completamente apagado y no había riesgo.

Tras las pertinentes comprobaciones el personal y los huéspedes regresaron al hotel. Algunos clientes permanecieron en la plaza siguiendo las evoluciones de los trabajos.

Las mismas fuentes indicaron que la alarma saltó al prender unos cartones alcanzados por las chispas.