5

El Ayuntamiento de Santa Eulària, gobernado por Carmen Ferrer (PP), rechazó ayer las acusaciones del alcalde de Vila, el socialista Rafa Ruiz, referentes a la responsabilidad «compartida» en los vertidos de la depuradora de Ibiza. Acusaciones que fueron la forma de Ruiz de evadir su responsabilidad en el grave problema que tiene la ciudad con los vertidos de esta instalación en el torrente de sa Llavanera y sus alrededores.

Fuentes del Consistorio dela Villa del Río recordaron que «desde hace años» se separan «los caudales de pluviales y fecales» en todas las obras nuevas del municipio. Algo que, a priori, facilita que estas aguas lleguen a la depuradora por separado. De ahí que sea difícil que los vertidos en sa Llavanera, compuestos por agua y todo tipo de restos, puedan proceder de Santa Eulària. Es precisamente Vila el municipio que no tiene totalmente separadas estas canalizaciones y así se puede observar cada vez que llueve cuando, en buena parte de la ciudad, salen por las alcantarillas heces, toallitas, compresas o tampones.

El Consistorio de Santa Eulària, no obstante, sí admitió que en este municipio existen aún redes de saneamiento «que se tendieron hace mucho tiempo y que puede que no estén separadas». Sin embargo, las fuentes consultadas por Periódico de Ibiza y Formentera    indicaron que «se está trabajando junto con Aqualia para revisar las redes de Jesús y Puig d’en Valls» con el objetivo de que «si existen tramos en los que no haya tuberías separadas», repararlo. «Una vez los tengamos localizados», añadieron, «haremos proyectos de reforma de los servicios para separarlos. No esperamos que sean en gran número ni obras especialmente complejas, pero hay que comprobarlo».

En el caso de Sant Josep, este municipio no lleva sus aguas hasta la depuradora de Vila, sino que cuenta con sus propias instalaciones. Según explicaron fuentes del Consistorio, aquí también se da una situación similar a la de Ibiza ciudad porque Sant Josep cuenta con «la única depuradora de toda la isla preparada para recibir los camiones de limpieza de fosas sépticas, con los problemas de todo tipo que ello conlleva». Las mismas fuentes indicaron que «en el resto de plantas de Sant Josep solo se reciben aguas residuales del municipio».