Varios turistas disfrutan tomando un refresco en la terraza de un bar de Ses Figueretes. | Marcelo Sastre

4

Los aeropuertos de Baleares operarán estos días más de 4.600 vuelos nacionales e internacionales, tan solo 60 menos en comparación con la Semana Santa de 2019. En el caso de Ibiza, hasta el lunes se operarán un total de 863 vuelos, 424 nacionales y 439 internacionales.

Con estas cifras, y viendo la demanda que se está registrando en hoteles o restaurantes de la isla, los responsables turísticos insulares no dudan en afirmar que la de 2022 será una buena Semana Santa en cuanto a ocupación.

Para el director insular de Turismo, Juan Miguel Costa, es evidente que la actividad turística ha comenzado este año un mes antes de lo esperado, lo cual es «positivo». Competiciones deportivas o el inicio de la temporada de cruceros han favorecido la llegada de visitantes, propiciando además «ocupaciones más que buenas para este mes de abril».

«Algunos hoteleros me han comentado que tendrán una ocupación más que buena en abril, así que la sensación es que será un inicio de temporada decente y la gente podrá comenzar a facturar», destaca Costa.

Cifras similares a 2019

También el sector de los agroturismos y los hoteles de lujo de la isla han adelantado este año sus aperturas. Con todo ello, el director insular asegura que el ritmo de reservas y la ocupación ya se están moviendo en unos índices «muy similares» a los de 2019. Según Costa, atrás queda el parón en las reservas que se produjo nada más estallar la guerra en Ucrania.

Para la Federación Empresarial Hotelera en las Pitiusas, el balance de esta Semana Santa es también «positivo», con una buena ocupación en los establecimientos que han optado por abrir estos días.

El gerente de la patronal, Manuel Sendino, calcula que entre un 7% y un 8% de la planta ha decidido iniciar temporada durante este periodo vacacional: «Durante los días festivos podremos hablar de una ocupación alta y después, bajará».

Sendino reitera su «satisfacción» por cómo está transcurriendo esta Semana Santa, con visitantes tanto nacionales como de fuera.

Para otra patronal como la Pequeña y Mediana Empresa de Ibiza y Formentera (Pimeef), los datos que se están registrando durante estas vacaciones son bastante buenos.

«Nuestro balance es positivo. Era el que hubiéramos esperado en una situación normal, aunque evidentemente no lo estamos puesto que hay un conflicto bélico a la vuelta de la esquina. Obviando esto, parece que la guerra no está afectando en exceso», reconoce el presidente, Alfonso Rojo.

Según añade, se están cumpliendo los pronósticos esperados. «Sentimos optimismo y tenemos buenos niveles de ocupación», reitera Rojo. Desde la patronal destacan también que, a contrarreloj, muchos negocios se están poniendo en marcha, algo que es «muy complicado» por toda la logística que ello comporta.

«Venimos de unos momentos complicadísimos con la huelga del transporte que todavía está provocando que todo vaya de manera acelerada porque ha habido mucho tiempo perdido. Cruzamos los dedos para que no haya cosas externas que nos puedan tirar al traste todo el esfuerzo que estamos realizando», reconoce el presidente de la Pimeef.

Rojo asegura además que la mayoría de negocios de restauración están abriendo estos días; se está incorporando personal y así, «toda la maquinaria se está poniendo en marcha». «Registramos buenos niveles, pero confiemos en que no pase nada», insiste.

Rojo considera que, en base a la ocupación de muchos establecimientos, la Semana Santa puede compararse ya a la de 2019, un año antes de la pandemia.    «Me atrevería a decir que estamos en un momento mejor. Sin echar la vista muy hacia atrás, recuerdo que, cuando este periodo solía celebrarse por estas fechas, había mucha gente que no se animaba a abrir y ahora me atrevo a decir que son muchos más los negocios y empresas que sí se han atrevido a iniciar temporada. Sobre todo si lo comparo con años como 2017 o 2018, creo que hay muchísimos más negocios abiertos. La actividad se ha relanzado un mes antes a un gran nivel», concluye.   

Justo hace dos semanas, responsables de establecimientos hoteleros de la isla ya expresaron sus buenas perspectivas de cara a la Semana Santa de este año. Es el caso de Juanjo Riera, desde el Hotel Argos, quien señaló que el mes de abril «viene bastante bien». De hecho, cifró la ocupación para estas semanas entre un 85% y un 90%, tanto con visitantes nacionales como de fuera, principalmente porque comienzan a operar conexiones directas entre Ibiza y distintas ciudades de Europa. En Es Puchet, en Sant Antoni, reconocieron también estar contentos con los niveles de facturación y aseguraban que, de cara a la temporada, «cada mes es un poco mejor que el 2019».

En vista de las buenas previsiones que se estima que tenga el sector turístico de cara a este año y la llegada de la Semana Santa, son muchos los negocios que ultiman todos los detalles necesarios antes de la gran apertura. Por ello, en las principales zonas turísticas de la isla, es común ver estos días a trabajadores limpiando y preparando los locales para la temporada.

La puesta a punto

«Está todo listo para abrir este Jueves Santo. Siempre abrimos más o menos para Semana Santa porque es cuando empieza a venir el turismo y el tiempo acompaña», explica Ana, una de las trabajadoras de ‘Grill Tribe’, un restaurante ubicado en Ses Figueretes.

Trabajadoras de Grill Tribe, restaurante ubicado en Ses Figueretes, preparando la apertura.

Del mismo modo que Ana encontramos a Erika, que regenta otro restaurante situado a escasos metros, ‘El Príncipe’. «Mañana (hoy para el lector) es la apertura. Notamos mucho el turismo de Semana Santa. Siempre abrimos a finales de marzo y principio de abril, que es cuando empieza a verse gente por las calles», cuenta la trabajadora. «Con el tema de la pandemia, los dos últimos años hemos notado como ha cambiado el turismo más hacia las familias y las personas mayores. Este año parece diferente porque ya empiezan a venir más jóvenes por las discotecas», puntualiza.

Otros locales, en cambio, no se han querido apresurar a abrir sus puertas y lo harán una vez finalicen las vacaciones. Es el caso, principalmente, de muchos hoteles de temporada. «En principio abrimos el 29 de abril. Se suele abrir antes pero nosotros estamos adaptándonos según la ocupación. Para la apertura se estima que esté prácticamente todo ocupado», explica el director de uno de los hoteles de Playa Sol. Como suele pasar, otros negocios de la zona dependen de la apertura de los grandes hoteles cercanos, que serán los que aglutinen los nuevos turistas. «Hasta mayo no abriremos, que es más o menos cuando esté abierto el hotel», cuenta Irene, dependienta del souvenir ‘Aloha Boutique’, frente al hotel.

Asimismo, otros negocios verán luz por primera vez esta temporada. Muchos esperan que este verano, donde las restricciones por Covid son prácticamente inexistentes, sea todo un éxito y supere con creces al anterior. «Ahora mismo estamos construyendo los baños y el interior. Aún falta mucho para la apertura, tenemos de fecha el día 20 de mayo», cuenta Sidi, trabajador de ‘Suncoast Ibiza Hotel’, uno de las nuevas estancias en Ses Figueretas. «Este local es nuevo. En principio se abre para final de mes o la primera quincena de mayo, pero quizá se retrase», detalla Carlos, trabajador de uno de los nuevos restaurantes que albergará Platja d’en Bossa y que todavía se desconoce el nombre.

Frente a los que ya tienen la vista puesta en inaugurar la temporada los próximos días o semanas, son muchos otros los locales que decidieron adelantarse a Semana Santa. «Solamente llevamos abiertos un par de días. Nuestro negocio se basa en el turismo y como Semana Santa llegó con buen tiempo, decidimos adelantar un par de días la apertura», cuenta Genaro, dueño de ‘Galaxy Rent’, un rent a car de Platja d’en Bossa.