Imagen del edificio de los Don Pepe, desalojado en diciembre del año pasado.  | Irene Arango

3

Los vecinos desalojados de los apartamentos Don Pepe van a aceptar la permuta de sus viviendas por otras de nueva construcción. Casi con seguridad, su futuro hogar se construirá en un terreno de Sant Jordi, todavía por concretar.

La reunión de la recién constituida Comisión de Seguimiento para la solución de vivienda de los apartamentos Don Pepe y para el restablecimiento de los valores ecológicos en la zona puso este martes de manifiesto la postura de los afectados por este drama social y las intenciones de las instituciones implicadas. El presidente del Consell d´Eivissa, Vicent Marí, o la consellera de Presidencia, Mercedes Garrido, participaron en este encuentro que sirvió para «renovar compromisos», según destacaron desde el Govern.

La portavoz de los vecinos, Silvia Hernández, aseguró haber visto ayer «ganas auténticas» de solucionar los problemas que están sufriendo las familias debido a los desalojos, de los que ahora se han cumplido cuatro meses.

Los plazos

«El protocolo con la calendarización está casi acabado y esperamos tenerlo a finales de mayo. Sobre lo del terreno, es un asunto que está bastante avanzado y lo cierto es que lo que nos habían dicho, los plazos, se mantiene todo y se ha respetado», insistió.

Según recordó la portavoz, a finales de año las instituciones pretenden tener un terreno comprado, el proyecto realizado y la recalificación urbanística aprobada.

El presidente de la nueva Comisión, el conseller de Movilidad y Vivienda, Josep Marí Ribas, coincidió con Hernández y aseguró que los plazos establecidos se están cumpliendo, defendido en este tema la labor del Govern que «está haciendo números a la hora de valorar la hipótesis sobre un nuevo edificio».

«La comisión de seguimiento es la que debe coordinar y velar por el correcto desarrollo de la propuesta que debe ser consensuada por mutuo acuerdo entre instituciones y personas propietarias», explicó también el conseller Marí.

Entre otros aspectos, Agustinet detalló que en la reunión se comprometieron a contar en mayo con un protocolo de actuaciones    definido y, «si todo esto avanza como corresponde», en diciembre podrá firmarse el convenio de colaboración que permitirá impulsar de manera definitiva el proyecto y que detallará todos los plazos previstos.   

«Este año es muy importante porque seguirán los trabajos y los vecinos estarán presentes en estas reuniones de seguimiento», añadió Marí. De hecho, la intención del Govern es que la nueva Comisión se reúna cada dos meses.

Primera piedra

El presidente insular Vicent Marí destacó que el encuentro de ayer supone «colocar una primera piedra» a la hora de solventar el drama social de los Don Pepe. «Se abre ahora una puerta a la esperanza, a la confianza de que la solución llegue a buen puerto», dijo Marí. «Existe voluntad por parte de las administraciones para ir salvando todos los problemas que vayan surgiendo en este proceso. Se ha fijado una hoja de ruta con varias etapas y que irán plasmándose por escrito», explicó el dirigente insular.   

Para recalificar los terrenos que vaya a adquirir Sant Josep, el presidente del Consell recordó que se trabaja en unas normas transitorias que contemplen la construcción de las viviendas. «Se acaba con una pesadilla que tenían los vecinos», declaró Marí.

Por su parte, el alcalde de Sant Josep, Ángel Luis Guerrero, reconoció que han vivido «meses muy duros» y consideró que, lo que tocaba ahora, era «buscar una solución de futuro». «Al fin tenemos un horizonte que hasta ahora no teníamos», explicó Guerrero.

El primer edil josepí recordó su objetivo de adquirir muy pronto el terreno donde puedan construirse las cien viviendas. También destacó que el Ayuntamiento sigue dando respuesta a las necesidades de los afectados, con un coste acumulado de casi 800.000 euros.

Según Guerrero, por ahora se han concedido 32 ayudas valoradas en 300.000 euros a cargo de los 500.000 destinados por el Consell para la atención de los afectados. Muy pronto, según el alcalde, se empezarán a tramitar las ayudas al alquiler comprometidas por la Conselleria de Asuntos Sociales.

El abogado de los vecinos, Joan Nadal, celebró que las instituciones hayan llegado a acuerdos para impulsar un «proyecto inédito» y que solucionará la situación «muy compleja» de estas familias. «Lo único que esperamos es que el alcalde nos pueda llamar rápidamente para decirnos que ya han comprado el solar porque supondrá un paso definitivo en el proyecto», afirmó.

Según Nadal, dos propietarios no han podido ser localizados hasta el momento, aunque entre el resto existe «unanimidad» a la hora de aceptar las permutas.