Vista de la playa de Ses Salines sin hamacas ni sombrillas a una semana del inicio oficial de la temporada turística. | Arguiñe Escandón

14

Los concesionarios de playas de Sant Josep se manifestaron «muy preocupados» porque, a una semana del inicio de la temporada turística, cuando ya querían haber iniciado su actividad por Semana Santa, todavía no tienen el visto bueno de la Demarcación de Costas para poder poner hamacas y sombrillas, entre otros elementos, en las playas del municipio.

Según explicó el presidente de la Asociación de Concesionarios de playas de Sant Josep, Toni Marí Moreres, la noticia de que Costas había informado desfavorablemente a todas y cada una de las concesiones del playas del municipio «no la esperábamos, nos cogió por sorpresa a todos y estamos preocupados porque ha pasado Semana Santa, este año todo el mundo ha abierto antes del mes de mayo y nosotros no sabemos qué va a pasar».

En este sentido, manifestó su deseo de que «esta semana empiece a haber noticias positivas al respecto» ya que, si no es así, «empezarán más quebraderos de cabeza» con el mes de mayo y el inicio oficial de la temporada turística a la vuelta de la esquina.

Subsanaciones

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Sant Josep insistieron en que ya habían remitido «el plan revisado con las subsanaciones que pedía Territorio», por lo que únicamente pueden estar «a la espera de que Costas se pronuncie nuevamente, tras pedir informe a la Conselleria».

Hay que recordar que el Consistorio informó de esta denegación de todas las concesiones de playas del municipio en el pleno del mes de marzo, tras una pregunta realizada por el Grupo Popular. El alcalde, Ángel Luis Guerrero, reconoció que esta denegación les había pillado por sorpresa «porque presentamos exactamente la misma propuesta que hace cuatro años». «Como no podíamos pedir una prorroga para cumplir con el compromiso que adquirimos con los concesionarios de ampliarles un año más la concesión por la covid», explicó, «presentamos el mismo proyecto de playas que hace cuatro años, que había sido autorizado por la Demarcación de Costas y por Ordenación del Territorio del Govern balear».

Esto sucedió en el mes de enero y, al parecer, Ordenación del Territorio le remitió su informe desfavorable a Costas el 2 de febrero. Costas, por su parte, no informó a Sant Josep de que se habían denegado todas las concesiones playeras hasta el 21 de marzo. Según el primer edil, los fallos que encontró la funcionaria encargada del informe de Ordenación del Territorio fueron «una hamaca de más en la concesión de cala Bassa», un error de dos metros en la planimetría de una de las concesiones «y cuatro cosas más como esa».

Guerrero señaló que, en cuanto recibieron el informe, lo analizaron con la técnica correspondiente y «vimos que no era tan grave. Hablamos con Costas y les dijimos que les íbamos a enviar las correcciones en los planos porque era exactamente el mismo proyecto que hace cuatro años y que había recibido todos los beneplácitos de ambas administraciones».

El primer edil destacó a su vez que el Ayuntamiento ha recibido el «compromiso de la directora de Costas» de revisar estas correcciones y no tener que volverlas a enviar a Ordenación del Territorio del Govern «porque son cambios tan ínfimos que no creemos que sea necesario, y el compromiso es que lo informen favorablemente de manera inmediata».

De cualquier forma, Guerrero reconoció estar «muy preocupado por ese informe» porque «nos han tumbado las concesiones por una chorrada» y corre el riesgo el municipio de quedarse «sin ningún tipo de elemento en todas las playas». «Es gravísimo lo que ha pasado», insistió.