De izquierda a derecha, Hugh Elliot, Vicent Marí, Sara Ramon y Juan Miguel Costa.

8

El Consell de Ibiza solicitará al Gobierno central que facilite en la medida de lo posible el paso de los turistas británicos por el aeropuerto de la isla ahora ya que, debido al Brexit, los ciudadanos de ese país han perdido las facilidades que tenían para viajar en la UE. Así se lo transmitió este miércoles el presidente de la institución, Vicent Marí, al embajador del Reino Unido, Hugh Elliott, en una reunión en la que, además, hablaron sobre la temporada que acaba de comenzar. Una temporada que, según señaló Marí, «todo indica que será similar a las de 2018 y 2019».

«El Brexit», dijo el presidente del Consell, «no puede perjudicar al sector turístico». Por ello, añadió, Ibiza actuará «como ya lo hace Portugal, que trata a los británicos como si siguieran siendo parte de la UE». Y es que, recordó, la isla «es un destino clave para los británicos», por lo que considera que el objetivo ahora debe ser «facilitar» el paso de estos por el aeropuerto ibicenco, evitando «que se formen colas por falta de personal».

Marí calificó como «importante» el encuentro con el embajador porque el británico es el principal mercado emisor de turismo para Ibiza. «Esta visita es clave para cualquier problema que pueda haber», añadió, «queremos enviar un mensaje de normalidad y de seguridad porque la pandemia ya la estamos dejando atrás».

El presidente y el embajador analizaron también durante el encuentro el problema del llamado turismo de excesos. En este sentido, Vicent Marí dejó claro que este tipo de turismo «ha de ser ya pasado». Y recordó que el sector turístico «ha sufrido una transformación muy importante» que le permite aspirar a un tipo de turista «que sea respetuoso» porque «los ibicencos le ofrecen todo». «El cambio», añadió, «es mérito de los empresarios, que han apostado por el turismo de calidad».

El embajador, por su parte, subrayó que «Ibiza es un destino muy querido por los británicos» y agradeció la voluntad de colaboración mostrada por el Consell para «facilitar» las estancias de sus conciudadanos en la isla. Elliott también se pronunció sobre los excesos y, en este sentido, subrayó que «nadie quiere este tipo de turismo». «La oferta de Ibiza», reconoció el embajador, «se ha ido transformando para atraer a otro tipo de turista». «Aunque aún haya excesos», concluyó Hugh Elliott, «estamos determinados a que los británicos vengan, se lo pasen de maravilla y que no se hagan daño a ellos mismos».

En lo que a las previsiones se refiere, Vicent Marí, finalmente, indicó que, tanto en capacidad aérea como en volumen de reservas, todo indica que    Ibiza volverá este año a las cifras de antes de la pandemia. Algo que calificó como «una alegría para el sector después de las penurias que ha pasado». El presidente admitió que las expectativas son buenas, sobre todo teniendo en cuenta lo que ha sido el inicio de la temporada. Un comienzo con buenos resultados gracias, según Marí, a cuestiones como los numerosos eventos deportivos desarrollados en la isla en las últimas semanas. «Espero», concluyó, «que la normalidad sea la nota predominante».