Imagen de uno de los controles. | Consell de Ibiza

1

Entre los días 25 y 29 de abril, inspectores de la Secretaría General de Pesca, del Gobierno de las Islas Baleares, Guardia Civil (SEPRONA y Ports) e inspectores de Pesca del Consell de Ibiza, realizaron diversas actuaciones conjuntas en materia de pesca y comercialización de los productos pesqueros, tanto en pesca recreativa y profesional, según informa este jueves la máxima institución insular.

Esta colaboración entre administraciones, que se desarrolla desde hace tiempo y en la que también participan, entre otros operativos, los Guardas de Reservas Marinas de Baleares y el Servicio de Inspección Pesquera del Consell de Formentera, dio lugar a una serie de actuaciones entre las que se controlaron capturas de pesca recreativa, control de embarcaciones de palangre en superficie, inspección en restaurantes y distribuidores de pescado y control de transporte de productos pesqueros en camiones.

Se detectaron algunas infracciones en aspectos relacionados con la trazabilidad de los productos pesqueros, que deben llevar siempre una documentación que pueda acreditar la procedencia de los mismos. No llevarla puede suponer una infracción grave en materia de pesca sancionada con multas que oscilan entre 601 y 60.000 euros. En Ibiza, los productos pesqueros capturados por la flota profesional, como langosta y especias del llamado Peix Fort como la ‘vermella’ o el ‘gall’ (de más de 600 gramos), tienen la obligación de llevar una etiqueta individual distintiva verde numerada. No llevar este distintivo puede suponer que los productos pesqueros no proceden de la Isla de Ibiza o que no procede de los circuitos legales de comercialización.

Asimismo, dentro de estas actuaciones se detectó un exceso de capturas relacionado con la pesca recreativa al detectarse dos personas con un total de 18 kg de capturas y sin las colas de las especies cortadas, lo que suponen dos infracciones graves en materia de pesca recreativa sancionadas con multas entre 151 y 30.000 euros.