Calle Bisbe Huix de Vila. | GOOGLE MAPS

2

Una dotación de bomberos llevó a cabo ayer a mediodía la apertura de un coche en el que se había quedado encerrado accidentalmente un bebé de 18 meses. La alarma saltó en torno a las 13.00 horas en la calle Bisbe Huix de Ibiza.

Según informaron este jueves desde el Parque de Bomberos del Consell d’Eivissa, un hombre requería la asistencia para abrir su vehículo, un Seat Ibiza en el que se encontraba su hija de 18 meses. Las llaves se encontraban en el interior y el hombre no disponía de otro juego para poder abrir el vehículo.
Hasta la dirección indicada se movilizó una dotación de Bomberos que procedió a abrir la puerta del copiloto con la ayuda de un sistema de cuñas.

Las mismas fuentes indicaron que la pequeña estaba dormida en un lugar con sombra y todo quedó en un pequeño sobresalto.