El coche de uno de los sancionados. | Consell de Ibiza

13

El departamento de Transportes del Consell d’Eivissa denunció e inmovilizo cuatro taxis ilegales durante el fin de semana que abrieron las discotecas.

Durante la madrugada del domingo 1 de mayo el servicio de inspección de Transportes de la máxima institución insular colaboró en una actuación con la Guardia Civil en la zona de Platja d’en Bossa sorprendiendo a los conductores de dos vehículos que operaban como taxis ilegales.
En uno de los vehículos había dos turistas de nacionalidad belga y en el otro, dos de nacionalidad alemana. Todos los clientes admitieron haber pagado por estos servicios ilegales, concretamente, 60 y 40 euros, respectivamente, por un trayecto de Ibiza a Platja d’en Bossa.

Horas después, en la mañana del lunes, se denunció a otros dos conductores en Sant Antoni. En este caso, los agentes de Transportes de la institución insular tuvieron acceso a una reserva de dos taxis ilegales para recoger a los clientes de un hotel. Cuando los agentes requirieron a uno de los taxistas sin licencia que saliera del vehículo, hizo caso omiso y huyó para evitar la denuncia, aunque finalmente fue interceptado y denunciado.

Los cuatro vehículos fueron inmovilizados y trasladados al depósito y los infractores se enfrentan a multas de 6.001 euros.

El director insular de Transportes, Roberto Algaba, explicó ayer que la lucha contra los taxis ilegales sigue siendo una prioridad del servicio de inspección de Transportes puesto que se ha registrado un descenso de los vehículos VTC deslocalizados y operan VTC con autorización para trabajar en todas las Islas Baleares. Además, Algaba precisó que estas actuaciones son fruto de los rastreos de grupos de WhatsApp y páginas web que ofrecen servicios ilegales. «Hemos apostado por nuevos modos de actuación contra la competencia desleal en el sector del transporte y esta temporada la colaboración con las policías locales y los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado volverá a ser esencial para combatir esta problemática y demostrar a los infractores que la impunidad ha terminado», concluyó Algaba.