La fotógrafa italiana Valeria Gaia ayer por la mañana junto a algunas de sus fotografías de Sa Nostra Sala, | Marcelo Sastre

0

La conocida fotógrafa italiana Valeria Gaia inaugura hoy miércoles su nueva exposición en Sa Nostra Sala, la sala propiedad del Consell d’Eivissa en el número 17 de la calle Aragón de la ciudad de Ibiza.

La muestra ha sido bautizada con el nombre de Les esglésies blanques y se podrá visitar hasta el próximo 3 de junio en horario de lunes a viernes de 10.00 a 13.30 horas y de 17.30 a 20.30 horas.

Según se explicó ayer durante la presentación oficial, se trata de un recorrido de medio centenar de imágenes en las que esta fotógrafa nacida en Treviso y con extensa relación con la isla de Ibiza «ha conseguido captar con imágenes en blanco y negro toda la belleza de las iglesias y templos de la isla».

En este sentido, la propia Gaia, residente en las Pitiusas desde hace ya dos décadas y confesa enamorada de la isla «donde ha encontrado una vida de serenidad mediterránea», aseguró que comenzó a involucrarse «en el patrimonio cultural humano» desde que en 2017 se animó a publicar su libro The cities of silence.

A partir de ahí, a lo largo de todos estos años ha captado con su máquina de fotos un total de 17 iglesias con el aliciente de haberlo hecho por la noche y empleando el blanco y negro «con la idea de potenciar el blanco de una arquitectura cuya construcción define a la perfección lo que es la cultura y el patrimonio de la isla de Ibiza».

Mientras, la consellera de Cultura, Sara Ramon, explicó ayer durante la presentación que las fotografías de Valeria Gaia «muestras una imagen diferente de las iglesias ya que juega con los detalles, las sombras y se fija en las formas, haciéndonos descubrir la belleza de las iglesias blancas».

Amplia trayectoria

Valeria Gaia nació en la localidad italiana de Treviso y estudió Historia del Arte en la Universidad de Padua, también en el país transalpino.

Después se trasladó a París donde tuvo su primer contacto con la fotografía como asistente después de convertirse en fotógrafa documental y de retratos, pasando de la analógica a la digital, captando formas, colores y efectos de luz cogidos directamente desde la naturaleza.

Desde el año 2000 realiza largas estancias en Oceanía y el Norte de África, «centrándose en la observación visible y sus elementos esenciales como el mundo mineral, el elemento líquido o la vegetación que ha plasmado en su trilogía Liquida-mineralia-plantae.º