Diversos alumnos y alumnas del IES Algarb recitando uno de los poemas en la biblioteca del centro. | Marcelo Sastre

0

El IES Algarb, instituto ubicado en Sant Jordi, volvió a acoger un año más el Día del Centro, una jornada donde las clases lectivas pasan a un segundo plano y se sustituyen por otras actividades alternativas pero igual de educativas.

Y, como ya es tradición en el centro, la poesía volvió a ser una de las grandes protagonistas del día en su particular recital poético. Durante más de una hora, más de 50 alumnos de todos los cursos y algunos profesores se animaron a encarar el micrófono que se ubicó en la biblioteca del centro y recitar unos versos.

«Es una de las actividades con más historia en el instituto y que tradicionalmente inicia el Día del Centro. La llevamos haciendo más de 15 años. Es necesaria para que no se pierda un pilar fundamental de la lengua y de nuestra cultura, particularmente, como es la poesía», explicó Teresa Navarro, profesora de literatura y una de las organizadoras de la jornada, a Periódico de Ibiza y Formentera .

Varios alumnos que han participado con poesías.

Castellano, catalán, inglés, latín, griego… Han sido muy variadas las lenguas en las que los alumnos han subido al escenario a recitar sus versos, ya sea individualmente, en pareja o incluso en grupo. «Además de de las lenguas que se estudian en el instituto, los alumnos tienen la libertad de recitar en su lengua materna sin ningun problema, porque muchos tienen añoranza», detalló la profesora de literatura.

Asimismo, en esta ocasión, al recital poético asistieron dos poetisas nacidas en Ibiza, Iolanda Bonet y Eva Tur Antonio, interpretando un poema propio. La primera recitó La veta de Moebius. Por su parte, Eva Tur salió al escenario para interpretar Migració al Planeta tigre, unos versos en los que, como ella misma asegura, su hijo Miquel fue la fuente de inspiración.

Sin duda, una jornada realmente conmovedora donde se ha homenajeado a la poesía, una de las formas más preciadas de expresión del ser humano, de la mejor manera posible. «Deben seguir haciéndose estas actividades y que la poesía se mantenga viva, nos ayuda a expresar lo que sentimos», contó Alba, una de las alumnas del centro.