Bomberos del Grupo de Rescate Vertical durante el rescate llevado a cabo el martes en el Ullal de na Coloms.

4

«Antes de la pandemia los rescates se multiplicaron y ahora ya estamos advirtiendo la misma tendencia. Nosotros -el Grupo de Rescate Vertical (GRV) de los Bomberos- estamos preparados para afrontar cualquier rescate, pero la gente debe entender que no se puede ‘jugar’ en determinados enclaves de la Isla y hay que ir mínimamente preparados». Son palabras de Bernat Escrivá, responsable del GRV de los Bomberos de Ibiza. El martes por la tarde, el cabo Escrivá participó junto a una decena de efectivos en el rescate de un hombre que no podía salir por sus propios medios del Ullal de na Coloms, en Sant Mateu.

La dotación de bomberos fue activada a las 17.00 horas y el servicio se prolongó hasta pasadas las 21.00 horas. El hombre había acudido junto a unos amigos y saltó al agua desde una altura de unos diez metros. Luego no sabía cómo salir de la cueva.

Llamamiento a la precaución

Noticias relacionadas

«La gente no es consciente de lo laborioso, costoso y arriesgado que son algunos de estos rescates. Al Ullal de na Coloms hemos tenido que ir decenas de veces. Hay que portear el equipo hasta la cueva y después llevar a cabo el rescate. Suelen ser varias horas. Y lo mismo sucede en otros puntos como Cala Blanca (Santa Eulària) o el entorno de sa Pedrera de Cala d’Hort y el mirador (Sant Josep)», relata Escrivá, quien hace un llamamiento a la precaución, tanto a los turistas como a los residentes. «En la mayoría de casos nos encontramos a gente que acude a estos sitios siguiendo cuentas de Instagram o post en redes sociales que no reflejan la complejidad del terreno».

Asimismo, hace hincapié en el hecho de que para ir a uno de estos parajes es necesario ir preparados con un calzado y una vestimenta adecuada, así como llevar siempre algo de agua y alimentos.

Paralelamente, también solicita una mayor implicación de las administraciones para informar y formar en la prevención así como poner medidas como postes de madera con cuerda marina, señalizaciones e información en estos parajes de riesgo.