Un coche de la Policía Nacional. | Archivo

19

Agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local de Ibiza rescataron a media mañana de ayer a una niña que se encontraba encerrada en un coche estacionado en la calle es Freus de Ibiza.

Eran las 11.45 horas cuando un comunicante alertaba al 112 sobre la presencia de una niña en el interior de un coche. La pequeña estaba sola y el vehículo estaba completamente cerrado.

Tras recibir la alerta, hasta la dirección indicada se movilizaron varias unidades de la Policía Local y Policía Nacional. Tras verificar la situación y comprobar que en el entorno no se encontraban los progenitores, los agentes procedieron a abrir el coche fracturando la ventanilla del lado del copiloto.

La niña de unos dos años se encontraba «empapada en sudor y sofocada», señalaron fuentes policiales. Los agentes realizaron una serie de comprobaciones y ante la ausencia de los padres trasladaron a la pequeña a la comisaría. Tras varias gestiones la Policía dio con la familia.