Daniel, profesor de instituto. | RTVE

9

Encontrar una vivienda de alquiler en Baleares sigue siendo todo un reto y, aún más, cuando llega la temporada. Los temporeros invierten mucho tiempo en la búsqueda de una vivienda en las islas y es que, la gran mayoría de veces, no encuentran siquiera un piso en el que poder alojarse.

Es el caso de Daniel, un profesor de instituto al que contrataron dos semanas en Ibiza y que se ha visto obligado a dormir en su coche al ver los precios desorbitados de los alquileres en la isla. Según RTVE, el joven durmió en el vehículo tapando las ventanas con papel de periódico y acudía a las piscinas públicas para poder ducharse «la única forma de ahorrar era llevar el ahorro al extremo».

No se trata de un caso aislado, son cada vez más las personas que se ven obligadas a vivir durante unos meses en condiciones infrahumanas, ya sea compartiendo cama, durmiendo en su sofá o en un coche, para poder permitirse el ‘lujo’ de vivir y trabajar en Ibiza. De hecho, cada vez son más las personas que se ven obligadas a dejar la isla después de muchos años residiendo en ella.