Imagen de archivo de la carretera E-10, una de las principales arterias de circulación no sólo de Vila sino de la isla entera. | Marcelo Sastre

3

La reconversión de la carretera E-10 en una avenida tendrá que esperar tras la decisión del Ayuntamiento de Ibiza, gobernado por el socialista Rafa Ruiz, de introducir en el proyecto la construcción de un aparcamiento subterráneo. Esta carretera es de titularidad insular y el Consell d’Eivissa tenía ya su propio proyecto de reconversión en superficie, a punto de ser aprobado definitivamente para, posteriormente, ceder la gestión al Consistorio. Sin embargo, el presidente de la institución, Vicent Marí, explicó este viernes que, por una cuestión de «lealtad», prefiere renunciar al proyecto inicial en favor del planeado por Ruiz.

El acuerdo fue adoptado este viernes en un encuentro en el que también participó la presidenta del Govern, la socialista Francina Armengol, que agradeció a Marí el gesto y alabó el objetivo de Ruiz de convertir la también conocida como avenida de la Paz en un bulevar para disfrute de los ciudadanos.

La introducción de un aparcamiento subterráneo en el proyecto hará que este pase de los 10 millones de euros estimados por el Consell d’Eivissa a entre 50 y 70 millones de euros. Un dinero para el que será necesario buscar financiación. En este sentido, Armengol anunció que el proyecto será incluido en el Plan de Inversiones Estratégicas de Baleares la semana que viene. Sin embargo, la socialista no comprometió ninguna cantidad en concreto de los presupuestos de la CAIB y sí recordó que el plan cuenta con fondos locales, insulares, autonómicos, nacionales y europeos.

«Hay que avanzar en el proyecto para saber la cantidad», señaló la presidenta, quien también indicó que habrá que firmar convenios entre las tres administraciones y «fijar las inversiones plurianuales». Armengol se comprometió a negociar con el Estado financiación para esta reconversión y apuntó que no será difícil lograr dinero de la UE porque se trata de un «proyecto que está bien planteado» dado que se centra en «la movilidad sostenible, la reducción del coche privado, el uso de energías renovables y la garantía de los derechos de los viandantes».

La renuncia de Ruiz a ejecutar el proyecto del Consell significará también que la reconversión sufrirá un notable retraso en su ejecución. Y es que la institución insular tenía previsto empezar las obras en 2023, mientras que ahora será necesario crear, primero, una oficina técnica que indicará los pasos a seguir. Esta oficina, que fue aprobada en el Consell de Capitalidad celebrado días atrás, se activará en los próximos meses y, posteriormente, tendrá que redactar el proyecto y buscar la financiación adecuada para el mismo. «La intención es que el primer tramo se empiece en 2023», aseguró la teniente de alcalde, Elena López, «aunque será complicado que sea antes de que acabe la legislatura».

En cuanto al aparcamiento subterráneo, López explicó que la idea es que, en una primera fase, se construya entre las rotondas de ses Figueretes y Can Misses y, ya en la segunda, se extendería hasta la de Joan XXIII.

En lo que a los plazos se refiere, ni Armengol, ni Ruiz, ni López quisieron dar fechas concretas, dado que el proyecto es aún una simple idea. No obstante, sí dejaron claro que la ejecución se llevará a cabo a lo largo de varias legislaturas y que será necesaria la cooperación de todas las administraciones para poder sacarlo adelante. En este sentido, el presidente del Consell subrayó su «total lealtad institucional» y explicó que la administración insular «no quiere ir en contra de una voluntad municipal» porque será el Ayuntamiento el que «tendrá que gestionar en el futuro esta vía». Vicent Marí, no obstante, puntualizó que el Consell «no tiene que hacer esta inversión».

El apunte

Armengol asegura que el Govern está abierto a financiar las carreteras

La presidenta del Govern, Francina Armengol, aseguró ayer, tras la reunión celebrada a tres bandas en Can Botino, que «la vía de financiación» autonómica para las carreteras de Ibiza «está abierta como siempre». «El presidente del Consell”, añadió en referencia a Vicent Marí, «sabe que tiene todo mi apoyo para intentar lograr este convenio». Y es que el Consell d’Eivissa aún sigue esperando a que el Gobierno central, en manos del PSOE, ayude a sufragar los gastos de la red de carreteras de la isla, sin que, hasta el momento, el Ejecutivo estatal haya concretado nada.

A pesar de esta situación, Armengol invitó a la institución insular a seguir intentando lograr esta financiación porque, dijo, «no hay que dejar ninguna vía».