Los activistas se manifiestan durante la competición. | Marcelo Sastre

5

Activistas de Extinction Rebellion protestaron contra el modelo turístico de la isla de Ibiza y señalaron el Gran Premio de Motos de Agua como ejemplo de la locura de la adicción a los combustibles a pesar de la actual emergencia climática.

Los manifestantes portaron pancartas con diferentes lemas. Entre ellos, ‘Combustibles fósiles= muerte’ o ‘Cambio de Sistema, no cambio de clima’.

En este sentido, según uno de los portavoces de la entidad, este evento no tiene justificación alguna. «Estamos en una emergencia climática, los informes científicos son cada vez más desgarradores», explicó. Señaló que, según el último informe del IPCC, es importante bajar las emisiones un 48% a nivel global para el año 2030.

«Es necesario actuar con urgencia. Las consecuencias de la crisis climática ya se sufren por todo el planeta. Millones de muertes anuales, sequías, inundaciones, enfermedades y desplazamientos masivos. Todo esto va en aumento. Cuanto más tardemos en reaccionar, peores serán las consecuencias», subrayaron desde la entidad.

En esta línea, expresaron que en Ibiza todo esto no importa, puesto que, según este organismo, parece que los gobernantes y empresarios no saben que estamos en emergencia climática, o «será que lo saben y que no les importan las consecuencias nefastas de sus decisiones y acciones».

Puntualizaron que este Gran Prix de Motos de Agua es un evento que se desarrolla invadiendo la Zona de Especial Protección para la Aves de la Red Natura 2000, que se extiende desde el espigón de la terminal de Ferrys del puerto de San Antonio con el beneplácito de las autoridades locales.