Imagen de la depuradora actual, uno de sus tantos vertidos fecales de este año. | Daniel Espinosa

7

El presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, explicó este lunes a la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, la preocupación de la isla de Ibiza por el hecho de que las obras de la nueva depuradora de la ciudad de Ibiza sigan paradas después del hallazgo de restos arqueológicos. En este sentido, Marí defendió el trabajo de los técnicos de Patrimonio de la máxima institución insular y explicó que «la memoria de los restos arqueológicos detectados en el primer tramo de las obras entró el pasado 13 de enero al Consell [la empresa adjudicataria de los trabajos fue quien dio registro de entrada a esta memoria] y se decretó la autorización para continuar las obras el día 31 de enero, sólo 11 días después». Por tanto, prosiguió Marí, «es absolutamente falso e injusto que el departamento de Patrimonio de este Consell sea el responsable de que estas obras estén paradas». Cabe destacar que la semana pasada la presidenta Armengol se sumó a la estrategia del alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, de culpar al Consell de que las obras de la nueva depuradora de Ibiza estuvieran paradas por los hallazgos arqueológicos. Tanto ella como el alcalde Rafa Ruiz señalan directamente al Consell d’Eivissa por los retrasos en la nueva infraestuctura, algo que desde el Consell desmintieron ya la semana pasada y ayer volvieron a insistir en que la máxima institución insular hizo su trabajo en el ámbito patrimonial el pasado mes de enero y que, por tanto, no tiene responsabilidades en el retraso en la construcción de la nueva depuradora.

El presidente del Consell de Ibiza insistió este lunes a Armengol en que se debe hacer «un frente común de todas las instituciones de Baleares» para pedir explicaciones y acciones urgentes al Ministerio de Transición Ecológica, que es de quien depende la construcción de la nueva depuradora de Ibiza.