Las dos artistas creadoras de la exposición en una foto promocional del evento.

0

El Museu Arqueològic d’Eivissa i Formentera (MAEF) recordará el efecto que está teniendo la guerra de Siria sobre su patrimonio histórico y artístico con motivo de la celebración del Día de los Museos.

Lo hará con la exposición que han bautizado con el nombre de Hope for Syria (Esperanza para Siria) y que se inaugura mañana miércoles a las 19.00 horas en el Museu Monogràfic de Puig des Molins, situado en el número 31 de la calle Vía Romana de Ibiza.Después, se podrá visitar durante los próximos meses junto a actividades didácticas que están pensadas para los más pequeños de la familia.

Según informó el propio museo a través de una nota de prensa se trata de una muestra temporal que se basa en un proyecto llevado a cabo por las artistas Martina Pozzi y Laura Jabbour.En él, ambas, «buscan lanzar a través de ocho obras creadas por ellas mismas un mensaje de esperanza y fe en el proceso de renacer, como lo hacen las flores surgiendo entre los escombros, reivindicando también que la vida puede volver a llenar estos espacios desvastados».

No en vano, el proyecto surgió, según las propias autoras, «del encuentro de dos almas creativas y su deseo de difundir el optimismo en ese mundo».

Dos fases

Para ello, ambas artistas han escogido un total de ocho escenarios muy afectados por los bombardeos y partiendo de esa base han decidido impulsar el proyecto, trabajando en dos fases distintas, ya que el confinamiento del coronavirus las hizo estar alejadas una de la otra durante bastante tiempo.

De la primera fase del proyecto se ha encargado Pozzi y en ella tiene gran protagonismo la técnica del collage. Así, «recortando y pegando, ha intervenido sobre las imágenes en blanco y negro llenando aquellos espacios urbanos de vegetación, símbolo de esperanza, y cubriendo de verde el gris manto que la guerra había dejado».

Además, ha elegido «el color amarillo de las flores que brotan entre las ruinas y el polvo para representar la energía, la luminosidad y la fuerza de voluntad de renacer».

Mientras, en la segunda fase, Jabbour ha apostado por el bordado. En este caso las creaciones se han enriquecido con la palabra esperanza en árabe (amal) «bordada con un hilo de color tierra para simbolizar la resiliencia, estabilidad y durabilidad a lo largo del tiempo».

Incluso, esta palabra está integrada en cada collage de forma diferente, aunque todos los trabajos «tienen en común que la primera letra, (alif), siempre aparece ubicada en el espacio dejado por un elemento arquitectónico destruido».