Vista del muro de contención y de la nueva parada de autobús presentada este jueves en Can Nadal. | Daniel Espinosa

0

El Consell de Ibiza y el Ayuntamiento de Santa Eulària presentaron este jueves la finalización de los trabajos del proyecto de mejoras en la travesía de Can Nadal, que han tenido una duración aproximada de seis meses y un coste de alrededor de 580.000 euros.

Los trabajos han consistido en la construcción de un muro de contención en un talud inestable contiguo a la carretera donde, según explicó el conseller de Infraestructuras Viarias, Mariano Juan, «se producían desprendimientos con las lluvias» con el riesgo que comportaba para la seguridad del tráfico. Asimismo, se ha procedido a la instalación de un paso de peatones semaforizado, «que era una reivindicación histórica de los vecinos», se ha repuesto el firme de la calzada y se ha instalado una nueva parada de autobús, además de otras actuaciones complementarias de canalización de agua, drenaje e iluminación.

Carmen Ferrer, Vicent Marí y Mariano Juan, durante la visita a los trabajos finalizados.

El presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, destacó que estos trabajos son «una muestra más del compromiso del Consell de Ibiza para mejorar la seguridad de la red primaria de la isla y embellecerla». Además, hizo hincapié en que este proyecto incluye la habilitación de una nueva parada de autobús y que el departamento de Infraestructuras Viarias está pendiente de habilitar 10 más en la red insular «con el objetivo de, una vez que se ponga en marcha la nueva concesión del servicio público en la isla con una flota renovada, los usuarios puedan disponer de unas paradas adecuadas y modernas».

La alcaldesa de Santa Eulària, Carmen Ferrer, aseguró por su parte que esta actuación permitirá también «a los vecinos de Siesta, Can Ramon, Cala Llonga y a los que tienen que acceder al casco urbano a hacerlo con seguridad».

Indicó a su vez que el Consistorio ha aprovechado estos trabajos «para hacer unas nuevas conducciones de agua envainadas para, si en un futuro se rompen las conexiones de la desaladora al barrio de Can Nadal, no tengamos que levantar la carretera».

Ferrer anunció también que, una vez que finalice el verano, «tenemos proyectado el cambio de todas las tuberías de agua del barrio de Can Nadal».

Mariano Juan agradeció la colaboración de los vecinos, a los que hubo que expropiar parcelas, para poder ejecutar estos trabajos de una forma rápida.