El concejal Aitor Morrás, este jueves, durante el pleno. | Marcelo Sastre

2

El concejal de Vivienda, Aitor Morrás (Unidas Podemos), se gastará 192.000 euros en la apertura y puesta en funcionamiento de una oficina cuyo único cometido será convencer a los propietarios de inmuebles de la ciudad de Ibiza de la necesidad de acometer «la mejora de la eficiencia energética» en estos edificios. El dinero procede de fondos de la UE, que ha aprobado una inversión de 1,8 millones de euros para un proyecto en el que también participan el Consell de Menorca y el Ayuntamiento de Palma.

Este proyecto fue llevado ayer al Pleno de la institución con el fin de aprobar la firma del convenio con Menorca y Palma. Morrás explicó que esta oficina promoverá «la rehabilitación energética» de 419 edificios. «Se trata de tener una actitud productiva para que se hagan las rehabilitaciones de estos edificios», explicó Morrás durante el Pleno, «aunque es verdad que nadie puede asegurar que las personas quieran rehabilitarlos».

Morrás salía así al paso de las críticas formuladas por el portavoz de Ciudadanos, José Luis Rodríguez, quien denunció que en el informe técnico de la propuesta ya se indica claramente que «no se puede garantizar el cumplimiento» del proyecto. Rodríguez calificó la iniciativa de «loable» pero también puso en duda que pueda llevarse a cabo en el plazo previsto, que concluye en 2023. Además, mostró su extrañeza por la propuesta de contratar para esta entidad a un técnico y un administrativo y no prever nada en lo referente a la promoción y a la publicidad.

El concejal del PP Ignacio García, se preguntó si, antes de poner en marcha este proyecto, el Consistorio «ha hablado con los propietarios». García, además, cuestionó la previsión económica presentada por Morrás al Pleno y según la cual «se movilizarán 15 euros por cada euro de subvención». «Ha emprendido el camino al centro político», espetó García con sorna a Morrás, «dice que por cada euro invertido se logran 15. ¡Ni Warren Buffett!».

Por otro lado, el concejal de Medio Ambiente, Jordi Salewski, no quiso este jueves comprometerse a llevar a pleno antes de que acabe el año el pliego de condiciones para la adjudicación del nuevo servicio de suministro de agua. Una petición que le formuló Ciudadanos ante la demora en aprobar este documento y sacar a licitación el servicio, que ahora presta Aqualia con un contrato que ya ha caducado.

Noticias relacionadas

«No me comprometo», dijo Salewski, «porque los tiempos de la Administración no los marco yo». Y advirtió de que «los ciudadanos tienen que saber lo que significa hacer este tipo de contratos». Respondió así el edil al portavoz de Ciudadanos, José Luis Rodríguez, quien recordó que «falta inversión en agua desde hace años». «Ibiza no se merece la situación que tiene», añadió Rodríguez y denunció que los pagos que actualmente hace de forma anual la concesionaria al Consistorio «son calderilla» al lado de lo que se está dejando de invertir en la modernización de este servicio.

El edil de Ciudadanos recordó que, además, el Gobierno municipal se había comprometido a llevar a Pleno el pliego de condiciones este mes de junio. Algo que no ha sucedido. «¿Cuesta tanto hacerlo?», preguntó, «están prestando iniciativas para hacer en dos años. Se engañan a ustedes mismos».

El alcalde de Ibiza, el socialista Rafa Ruiz, evitó este jueves durante la celebración del Pleno del mes de junio disculparse con la presidenta de la Asociación de Vecinos de Talamanca, Ana Lledó, cuyo papel cuestionó a raíz del escándalo del pelotazo. La petición se la realizó la concejal del PP Carmen Domínguez, quien le recordó que Lledó fue elegida «democráticamente» por los vecinos del barrio para dirigir la asociación. Domínguez pidió a Ruiz «tomarse un café» con Ana Lledó y este prefirió no contestar.

Quien sí lo hizo fue la concejal de Participación Ciudadana, Montserrat García, que, a preguntas del PP, repasó las intervenciones del Consistorio en Talamanca, Ses Figueres, ses Feixes e Illa Plana. García enumeró actuaciones como el reasfaltado de algunas calles, la instalación de nuevas luminarias o la limpieza y acondicionamiento de ses Feixes.

Carmen Domínguez pidió al Gobierno municipal más trabajo en cuestiones como la solución a los fondeos ilegales en la bahía de Talamanca. La concejala, finalmente, mostró su extrañeza por la ausencia de hamacas en esa playa.

El apunte
Gisela Revelles

Luz verde a la nueva Peixateria

Gisela Revelles

El Pleno de Vila dio este jueves luz verde a los proyectos de rehabilitación de sa Peixateria y del Mercat Vell. Estos trabajos tendrán un coste de 3,7 millones de euros, de los cuales tres millones serán aportados por la Capitalidad. El objetivo es modernizar ambas instalaciones y dinamizar los barrios de Sa Penya y La Marina, según explicó el concejal de Cultural, Pep Tur. El edil afirmó que se pactará con los comerciantes de ambas instalaciones cómo llevar a cabo sin que se vean perjudicados «reinstalando las paradas en el barrio».