De izquierda a derecha, José Corraliza, Bartomeu Escandell y Andy McKay son los responsables del 528. | Daniel Espinosa

0

La frecuencia del amor, 528 Hz, es la que da nombre a la nueva versión del mítico Gala Night, el restaurante 528 Ibiza. Un espacio que ha venido adaptándose a los tiempos y que, en esta segunda década del siglo XXI, ha sabido estar a la altura de los cambios frenéticos que vive Ibiza durante los últimos años.

Los responsables de esta nueva evolución son los empresarios Bartomeu Escandell y Andy McKay, junto a José Corraliza como director artístico del proyecto. Los tres responsables del proyecto explican a Periódico de Ibiza y Formentera    la nueva dirección de este nuevo espacio.

«La frecuencia 528 Hz, la llamada frecuencia del amor, es la que mejor representa lo que es Ibiza. Se habla de que esta frecuencia provoca un cambio en quien la recibe; eso es lo que ocurre en Ibiza», explica Corraliza. McKay describe el concepto 528 Ibiza con un ejemplo práctico: «Cuando aterrizas en Ibiza cualquiera puede notar que ocurre algo. Una energía o una sensación difícil de describir. Eso es el 528 Ibiza y eso es lo que ofrecemos a nuestro público. 528 no es una marca, es una energía».

Foto: Daniel Espinosa.

«Se trata de un espacio variado en el que se pueden encontrar diferentes atmósferas, con una gastronomía y unos artistas excepcionales y un personal verdaderamente profesional e implicado», de esta manera describe Escandell la nueva evolución que sufre su local.

Nuevo proyecto

«La amplitud de las instalaciones permiten que la evolución de este nuevo proyecto crezca de manera natural», señala McKay, quien añade que «Ibiza será la que decida de qué manera continuará creciendo. Poc a poc, como se dice en Ibiza».

El hecho es que el próximo 10 de julio se abrirá un nuevo espacio en estas instalaciones con una nueva terraza que se sumará a los dos espacios disponibles hasta ese momento. En el interior del restaurante y la primera terraza    se desarrolla el espectáculo. En el nuevo espacio se podrá encontrar un tipo de cocina, también de primera calidad, pero a un precio más asequible, basado en street food y barbacoa, alejado de la exquisitez y sofisticación de la cocina del restaurante interior. Una manera de llegar a todos los públicos y huir del elitismo excluyente.

Así, la oferta del 528 Ibiza pretende llegar a toda clase de público, «sin anclarnos en el pasado y nos inspiramos en lo mejor de cada momento de la historia de Ibiza, lo mejor del Pikes o lo mejor de Las Dalias, por ejemplo, y con ello construir un nuevo espacio, mágico y cultural», describe McKay.

Foto: Daniel Espinosa.

McKay hace hincapié también en que «no se trata de un espacio con música a tope y fiestas salvajes». «Se trata -añade- de un espacio de cultura en el que pretendemos reconectar elementos que ya existen en un espacio en el que, todo aquel que ha vivido en Ibiza, tiene a alguien que se ha casado o bautizado en este lugar. Es decir, esto ha sido siempre un lugar social y lo que pretendemos ahora es adaptarlo a los nuevos tiempos sin perder ese espíritu».

Corraliza no duda en calificar 528 Ibiza como el «centro cultural y gastronómico más divertido de Ibiza». Y es que, tal como apunta Escandell, «de la misma manera que Santa Eulària tiene el Palacio de Congresos o Sant Josep es Caló de s’Oli, Sant Antoni dispone de estas instalaciones para poder celebrar cualquier tipo de evento». La infraestructura de este espacio bien lo permite y sus responsables no dudan en apuntar al turismo MICE (turismo de negocios) como estrategia para alargar la temporada.

Todo el año

Corraliza asegura que este espacio pretende permanecer abierto todo el año. «Aquí podemos celebrar desde congresos, eventos culturales o corporativos y otros tipos de celebraciones y actividades», concreta.

Hasta dos centenares de empleados, la gran mayoría españoles, son los que se encargan de que todo esté en su punto. «Un equipazo», tal como lo describe Escandell, y en el que se incluyen las 30 personas que asisten al chef, Gonzalo, y su segundo, Máximo. Hasta 40 personas son las que se encargan del servicio en la sala. El número de artistas que ensayan de manera incansable su espectáculo asciende a 25.

Estos 25 artistas son los encargados de ofrecer un espectáculo en el que, «más que explicar la historia de Ibiza, explican su vivencia», tal como describe el director artístico de 528.

Foto: Daniel Espinosa.

Se trata de un espectáculo que comienza en la terraza exterior, con el marco de la puesta de sol portmanyina de fondo. Con el hilo conductor de unos personajes que viajan a través del tiempo, el espectáculo recorre cuatro bloques, partiendo de un puerto fenicio para llegar a Ibiza en el primero de ellos. El segundo bloque artístico ya se desarrolla en el interior del restaurante y describe la cultura y tradición ibicencas para llegar al tercer y cuarto bloque, en los que se repasa la llegada de los primeros turistas y la apertura de las discotecas.

528 Ibiza es muestra artística de la que el público disfruta de la comida durante el espectáculo con una serie de platos, de inspiración tradicional, elaborados con producto local, con la certificación de Eivissa Sabors.