Imagen de archivo de la terminal del aeropuerto de Ibiza.   

8

Empresas, patronales y los propios ciudadanos de Ibiza y Formentera siguen con atención las variaciones del Índice de Precios al Consumo (IPC) y el asombroso incremento de la inflación. Basta con recordar lo que, meses atrás, valían productos como el aceite o cuánto costaba un billete de avión.

De hecho, el encarecimiento del transporte aéreo preocupa a entidades como la Federación Empresarial Hotelera de Ibiza y Formentera (FEHIF). El gerente Manuel Sendino expresó ayer cierta inquietud por el encarecimiento de los billetes de avión, incrementos «que no son buenos para la accesibilidad de nuestro destino».

«Esperemos que no llegue a frenar las ventas porque la inflación ya se va a comer nuestra rentabilidad en mayor o menor medida, aunque esperemos que al final no sea muy significativo», declaró.

Lo cierto es que, si en 2021 un billete de ida y vuelta entre Ibiza y una ciudad como Florencia costaba menos de 50 euros, este año, y para las mismas fechas, las compañías están pidiendo más de 300 euros.

El vicepresidente en las Pitiusas de CAEB, José Antonio Roselló, lamentó que la inflación afecta en las islas al igual que en el conjunto de España y Europa al tratarse de un fenómeno común. «Podemos decir que la inflación se ha convertido en la cara visible de un escenario económico altamente incierto», consideró Roselló. Según recordó el vicepresidente, CAEB acaba de presentar sus cifras sobre la coyuntura del primer trimestre que indican que en Baleares ha habido un crecimiento del 13,9%. Roselló consideró que estos datos «pueden parecer algo magnífico, pero no nos debemos llamar a engaño» al venir de años en los que la pandemia «ha sido un tsunami que hundió la economía, que destruyó tejido empresarial y negocio. Ahora estamos trabajando para salir del fondo».

Según datos de la patronal, el crecimiento trimestral ha sido del 15,3% en Ibiza y Formentera, algo superior al del resto de islas.

Las Pitiusas, aunque registran el comportamiento más alcista en el tramo inicial del año, están todavía un 8,6% por debajo del nivel prepandemia, aseguró el vicepresidente. A su parecer, lo más preocupante son las pesimistas previsiones de cara a los próximos trimestres, con una cierta retracción del consumo que ya se deja notar.

Por contra, desde CAEB destacaron que la llegada de turistas en Ibiza y Formentera no se está viendo afectada, aunque existe cierto retroceso en la estancia media de estos visitantes, compensada con creces por la afluencia turística internacional y por el aumento del gasto turístico. De hecho, resaltaron el repunte observado en las pernoctaciones que se han registrado en establecimientos hoteleros pitiusos, muy superior al de una isla como Menorca.

José Javier Marí, presidente de la Asociación de Comercio Minorista de la Pequeña y Mediana Empresa de Ibiza y Formentera, reconoció la «importante preocupación» de muchos empresarios por la inflación actual o por la evolución de la subida de precios. «Se está notando porque en algunos negocios de determinados sectores no hay suficiente producto y además, las rebajas que han empezado son descafeinadas porque tampoco hay una oferta exagerada de producto. De cara a los próximos seis meses estamos preocupados por cómo evolucionará todo», reconoció Marí.

El presidente también destacó el buen desarrollo de la temporada turística, pero no ocultó su preocupación a la hora de valorar cómo afrontarán muchos ciudadanos el próximo invierno. De hecho, lamentó la «subida generalizada de precios» que también se está registrando en las Pitiusas.

«Vemos cómo, de un día a otro, suben unos artículos porque van cambiando los costes y ello obliga a tener que variar también el precio final. Esto va propiciando un ambiente en el que todo parece que debe subir. En la compra diaria se nota en que, por la misma cesta de productos, estamos pagando un 20% o un 30% más o, por lo menos, es la sensación que tiene la gente. Nos preocupa que si se va recortando este presupuesto mensual para la compra o el pago de suministros y todo va subiendo, al final los perjudicados sean los comerciantes que venden ropa u otros artículos y que, en ocasiones, se colocan en segundo plano», concluyó Marí.

Comercios de alimentación de Ibiza destacaron también lo preocupante de la situación. Fina Tur, del supermercado S´Hort Nou de Ibiza, aseguró que «en general ha subido todo», principalmente el aceite o la fruta.

«Desde que empezó todo, el aceite de girasol ha subido el doble», manifestó Tur.