La vecina Lali Clapés teme por su jardín una vez comience el suministro de agua de pozo. | Irene Arango

2

Varios de los afectados de sa Caleta, que dejarán de consumir agua desalada temporalmente, denunciaron este lunes la pésima gestión del suministro de agua por parte de Sant Josep. «Siempre salimos perjudicados los mismos. Llevamos tiempo criticando que la red de abastecimiento presentaba carencias que debían solventarse, pero consumir agua de pozo no es la solución», subrayó indignada una vecina de es Codolar.

En este sentido, el Ayuntamiento adelantó que el caudal de agua desalada que recibía todo el municipio, y que permitía atender las necesidades de toda la población, se reducirá «de forma temporal» con el objetivo de suministrar agua del pozo de cas Orvais a los 2.500 abonados del servicio, que registraban un consumo de 1.000 metros cúbicos diarios.

Una decisión municipal que, según fuentes del Consistorio, fue motivada tras evaluar con los técnicos y Aqualia las alternativas menos perjudiciales para garantizar el aprovechamiento del caudal disponible. «El ramal que llega a sa Caleta es la parte de la red municipal que registra un peor rendimiento», apuntaron.

«No es seguro»

Al respecto, los residentes señalaron que el suministro de agua de pozo no es una opción segura. «Hemos pasado de tener averías en la red de distribución de agua desalada a consumir recursos de mala calidad», explicó enojada Kikka Trucco, propietaria de El Rincon de es Codolar.

Kikka Truco y Maresa Gargallone muestran la cal de la vajilla.

Esta mujer, junto a su compañera de faenas Maresa Gargallone, subrayó que no sería la primera vez que el agua sale turbia por los conductos del local. «Mira los vasos como quedan. Su mala calidad causa manchas en la vajilla y restos de cal dentro del lavavajillas», explicó esta mujer mientras señalaba el electrodoméstico. En esta línea se mostró también Iván Torres, vecino de Can Font. Este residente recordó que debido a la falta de mantenimiento de la red de abastecimiento, los abonados estuvieron recibiendo recursos hídricos no potables.

Noticias relacionadas

Otra de las afectadas que también quiso denunciar este lunes la próxima distribución de agua de pozo fue Lali Clapés. Esta mujer se mostró muy contrariada por la decisión del Ayuntamiento.

El huerto de unos vecinos de es Codolar regado con agua desalinizada

«Las aguas subterráneas registran un exceso de cloruros. Con este suministro conseguirán que todo se muera otra vez», puntualizó mientras regaba su cuidado jardín. De fondo, dentro de la vivienda, un familiar de Lali señaló que todo es muy injusto, puesto que estos vecinos afectados pagan siempre todas las contribuciones. «Desde el Ayuntamiento solo piensan en contentar a los turistas. Seguramente el sistema de abastecimiento de agua de los hoteles funcione correctamente», puntualizó de forma irónica.

Preocupación

Desde Alianza por el Agua también se mostraron algo preocupados al respecto. «El consumo de aguas subterráneas puede estar contaminada si registra cloruros. Los pozos que están ubicados cerca de la costa están más salinizados», subrayaron desde la entidad. No obstante, según la técnica de la alianza, Marina Moheno, pueden llegar a entender la decisión adoptada por Sant Josep.

«Las tres desaladoras de Ibiza están desbordadas en verano. No dan abasto. Han querido abastecer de agua desalada al 100% del municipio, pero no es viable», explicó a Periódico de Ibiza y Formentera.

En este sentido, subrayó que es posible que estos recursos no sean de buena calidad porque los acuíferos de la costa están sobreexplotados. «Ha entrado el agua del mar y esto ha derivado en una salinización», apuntó.

Asimismo, desde la entidad reclamaron que es esencial reutilizar el agua de las depuradoras e invertir en los sistemas de abastecimiento para mejorar la gestión del ciclo integral del agua en Ibiza. Moheno insistió: «Sabemos que hay sequía hídrica. Hay que realizar acciones que sirvan para reutilizar el agua de las depuradoras. No podemos permitir que estos recursos lleguen al mar cuando podemos inyectar esa agua en los acuíferos para recargarlos», apuntó.