Imagen de archivo de una VTC inmovilizada en el aeropuerto de Ibiza. | Archivo

2

Asociaciones de taxistas de Ibiza han reclamado este miércoles al Consell de Ibiza una mayor presencia de los inspectores dedicados al control de las VTC en la isla. En concreto, Élite Corsaris d’Eivissa, la Asociación de asalariados de Santa Eulària y la de Conductores profesionales del taxi de Sant Josep, se han reunido este miércoles con el conseller de Transportes, Javier Torres, y con el director insular del área, Roberto Algaba, para expresarles sus inquietudes en este asunto.

Según explicó Lolo Ruiz, portavoz de Élite Corsaris de Ibiza, los profesionales del taxi tienen este año la sensación de no ver controles, aunque desde el Consell les aseguraron ayer que los inspectores «están saliendo y están trabajando mañana, tarde y noche». Ruiz destacó cómo desde la institución les manifestaron que ya llevaban «entre 50 y 70 denuncias», mientras que, durante la pasada legislatura, tan solo se interpusieron ocho en un año como el 2018.

«Si nosotros no vemos a esos inspectores, tampoco lo harán los ‘piratas’ o las VTC, lo que puede provocar sensación de impunidad», insistió Ruiz.

En el encuentro, los taxistas reiteraron a los responsables de Transportes que «necesitamos ver la presencia de los inspectores». Según Ruiz, en la reunión también se puso de manifiesto la falta de conductores en el sector del taxi, así como en las empresas que prestan el servicio público de autobús, por lo que habría este verano menos frecuencias, tal como aseguraron a Ruiz desde el Consell ibicenco.

«Este año hay menos VTC deslocalizadas», reconoció también el portavoz    de Élite.

Al mismo tiempo, los taxistas pretenden que las que todavía puedan estar operando de manera irregular sean sancionadas: «Nosotros estamos viendo que algunos cargan en la vía pública. Hemos llegado a ver VTC con más usuarios de los permitidos». Ante ello, reclamaron ayer una «presión más fuerte» sobre estos vehículos.

Tras la reunión, el conseller Javier Torres destacó que, en lo que va de temporada, «tenemos seis veces más denuncias interpuestas por nuestros servicios de Inspección que en todo el año 2018».

«Cuando haya acabado la temporada, seguramente esos números se duplicarán», insistió Torres.

El conseller consideró además que en este 2022 el intrusismo en Ibiza, más en concreto en este sector, se ha reducido porque existe un efecto disuasorio gracias a las diferentes medidas implantadas y además se han tramitado licencias VTC -unas 200- lo que implica que muchos conductores, sabiendo que existe una oferta legal, ya no se arriesgan a ser sancionados.

«Esta reducción del intrusismo es lo que reportan también las policías locales e incluso desde el propio sector se reconoce que en muchos ámbitos realmente se está notando y se está viendo. Ello tiene mucho mérito puesto que hablamos de que hay menos intrusismo y más denuncias interpuestas y ya no existe esa sensación de impunidad», concluyó Torres.    Para el conseller, se van dando pasos «muy importantes».

La institución aseguró que, como todos los años, las inspecciones continúan para evitar que operen en la isla VTC ilegales. Según explicó, desde marzo los inspectores van saliendo en turnos de mañana, tarde y noche, tratando de tener presencia en toda Ibiza, principalmente en los puntos más conflictivos.

En 2021, el servicio de Inspección del Consell incorporó a tres nuevos profesionales, lo que supuso duplicar la plantilla de inspectores.

Actuaciones

En la lucha contra las irregularidades de las VTC, el Consell de Ibiza comunicó el pasado diciembre que habían interpuesto a una empresa responsable de estos vehículos una sanción de 77.345 euros por acumular un total de 310 infracciones leves. El conseller de Innovación, Transparencia, Participación y Transportes, Javier Torres, calificó entonces la multa de «histórica» al ser la más elevada impuesta a una empresa de VTC por parte de la institución insular.

En 2021, en el departamento que dirige Torres fueron interpuestas 372 denuncias, lo que supuso un 42,5% más que en 2020. De ellas, cerca de dos tercios (251) fueron a empresas de VTC, en su mayoría por haber excedido el tiempo de estancia fuera de su comunidad autónoma.

El conseller explicó que la institución insular había sido una de las primeras de toda España en aplicar la nueva normativa de VTC en materia de deslocalización, permitiendo desde el pasado octubre inmovilizar vehículos si se detectaba que habían operado más días de los permitidos (18) fuera de su región.