El toldo instalado por Vila no aporta sombra por la mañana. | Daniel Espinosa

7

El escuálido toldo con el que el Ayuntamiento de Ibiza ha intentado zanjar el problema de la falta de sombra en la parada de taxis del puerto ha generado todo tipo de críticas por parte de usuarios del servicio y de residentes en la capital ibicenca. Solo da sombra en momentos muy puntuales del día y es llamativamente estrecho. Nada que ver con los toldos portátiles con los que la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) da el mismo servicio en esta zona de la ciudad, en concreto, al lado de la estación marítima de Formentera y frente al Club Náutico de Ibiza, a los usuarios de embarcaciones, taxis y autobuses.

Vila ha gastado en este toldo 18.000 euros. Se trata de una lona de 60 metros de largo por menos de tres metros de ancho y colocada sobre postes enterrados en el suelo a una profundidad de 60 centímetros. Los toldos de la Autoridad Portuaria son muy diferentes. No solo por tratarse de instalaciones portátiles sino porque están formados por módulos con lonas de tres por cinco metros que se colocan sobre unos postes de dos metros de altura. Fueron encargados vía concurso en 2019 a la empresa Carpas Madrid SA por un precio de 51.652 euros.

La sombra instalada por APB en la parada de bus frente al Náutico de Ibiza mide tres por 15 metros.Foto: Arguiñe Escandón.
Noticias relacionadas

Previamente, en septiembre de 2018, la entidad puso en marcha una prueba piloto para saber si se trataba de un sistema adecuado para «dar sombra y cobijo en las zonas de servicio portuario», según informó entonces en un comunicado.

En estos momentos, estos toldos portátiles se instalan durante cinco meses al año, de junio a octubre, según señalaron ayer fuentes de la Autoridad Portuaria de Baleares. Se trata de dos estructuras formadas por módulos. La que se coloca en la parada de taxis frente a la Estación Marítima de Formentera mide tres por 10 metros y cuenta con seis soportes. En la parada de bus que se encuentra al lado, se colocan tres módulos, alcanzando los tres por 15 metros, sobre ocho postes. Instalar y desinstalar la primera cuesta 526 euros y un alquiler mensual de 984 euros mientras que, en el caso de la segunda, los importes son de 789 euros y 1.476 euros.

Los toldos portátiles de la Autoridad Portuaria están formados por módulos de 3 por 5 metros y se colocan sobre soportes de 2 metros de altura.