Una imagen de la zona de sombra del toldo durante las mañanas. | Daniel Espinosa

9

El escándalo del toldo de la parada de taxis del puerto de Vila ha llegado este jueves al Pleno municipal. Ha sido el concejal de Ciudadanos José Luis Rodríguez quien ha cuestionado al concejal de Movilidad, Aitor Morrás (UP), por este asunto. Rodríguez se ha referido al toldo como «el nuevo reloj de sol de la parada de taxis» y ha preguntado tanto a Morrás como al alcalde, el socialista Rafa Ruiz, si piensan dar «una solución definitiva» al problema.

Morrás ha acusado a Rodríguez de sumarse al «terraplanismo de determinado medio de comunicación», en referencia a Periódico de Ibiza y Formentera, que ha recogido las numerosas críticas de ciudadanos y usuarios por los retrasos en la instalación del toldo y por su ineficacia. El edil ha afirmado también que no es posible instalar un toldo que proporcione sombra a lo largo del día en esta ubicación por la propia orientación del puerto. «Hasta que no se ponga el sol», ha asegurado el concejal de Unidas Podemos, «la luz estará en oblicuo y no dará sombra nunca pongamos lo que pongamos».

Noticias relacionadas

Morrás ha insistido en llamar «terraplanistas» a quienes han criticado el toldo, que ha costado 18.000 euros. El concejal se ha defendido de las críticas arremetiendo contra los ayuntamientos de Sant Antoni y Santa Eulària por no tener toldos en sus paradas y ha presumido de que solo Vila ha instalado este sistema para proteger a los usuarios del taxi. «No se sumen al terraplanismo de determinado medio de comunicación», ha repetido el edil, que también ha explicado que el toldo es estrecho debido a que linda con el carril bici de la Autoridad Portuaria de Baleares. «Solo tenemos dos metros de ancho», ha explicado, «porque el resto de la acera es de la Autoridad Portuaria y no podemos sobrepasarlo».

A Morrás no le ha agradado que este periódico haya comparado su toldo con los de la Autoridad Portuaria y, en este sentido, ha afirmado que se trata de «una falacia». El concejal ha explicado que el de Vila no podía ser más ancho porque «sería peligroso» para los usuarios del carril bici y ha justificado su excesiva altura para que «la gente no tropiece». «Hemos hecho lo que se podía hacer», ha asegurado Morrás, que también ha indicado que «a partir de las 11.30 sí que hay sombra».