Humedal de ses Feixes des Prat de Vila. | Marcelo Sastre

3

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Ibiza, José Luis Rodríguez, ha alertado este jueves de la posibilidad de que el nuevo colector de can Murtera afecte gravemente al humedal de ses Feixes des Pratet. Lo ha hecho durante la celebración del Pleno municipal en una intervención en la que ha señalado que esta infraestructura provocará que «se pierdan los afluentes de agua que tenía el humedal».

Rodríguez ha recordado que el colector de can Murtera recogerá el agua que baja de la zona norte de la ciudad cuando llueve y la llevará hasta el puerto, donde será vertida al mar. Buena parte de este agua, que inunda el barrio de es Pratet cuando llueve con intensidad, acababa en ses Feixes, cosa que ahora no sucederá. «Ya no van a ser humedales», ha denunciado Rodríguez, «el agua irá al puerto directamente en lugar de ir a los humedales para nutrir el acuífero».

La denuncia no ha provocado ninguna reacción en el concejal de Medio Ambiente de Ibiza, Jordi Salewski, quien, sin embargo, sí ha contestado a la moción del PP defendida por José Vicente Marí Bosó para saber en base a qué datos el Consistorio ha pedido a Abaqua más agua desalada. El portavoz del PP ha recordado que Salewski acordó en su día con Abaqua la compra de 4,2 millones de metros cúbicos de agua desalada a pesar de que el Consistorio aún no contaba con un plan de gestión de aguas y de que los populares le habían ofrecido negociar esta cuestión. «Ahora va a comprar más agua desalada a precio variable», ha denunciado Marí Bosó, «y esto va a perjudicar a los ciudadanos porque es más cara».

El Consistorio, por otro lado, aprobó el plan de aguas en 2021, tras el acuerdo con Abaqua y en el mismo se indicaba la obligatoriedad de convocar una comisión de gestión del agua cada seis meses. Algo que aún no ha sucedido, según ha señalado este jueves Marí Bosó. El concejal popular también ha acusado a Salewski de haberse retrasado en la redacción del nuevo pliego de condiciones para la adjudicación de la contrata del suministro de agua, a pesar de que este trabajo se ha encargado a una empresa externa.

Jordi Salewski, por su parte, se ha defendido señalando que el convenio con Abaqua para la compra de agua desalada «se puede renegociar». El edil ha admitido que no hizo caso en su momento a las advertencias del PP pero ha insistido en que es posible alcanzar un nuevo acuerdo con Abaqua. Salewski ha defendido también la postura del Ayuntamiento de fomentar «el ahorro» en el consumo de agua, que provoca que Vila intente no utilizar los pozos existentes en el municipio en invierno.

El edil ha puesto como ejemplo de su gestión en este área la redacción de una nueva ordenanza, que contemplará bonificaciones en el ahorro y penalizaciones para los grandes consumidores. Además, ha destacado la puesta en marcha de un servicio de control de las fugas en la red, que ha tenido como resultado que, en estos momentos, solo se pierda un 17%. «Hay otros municipios en esta isla que pierden entre un 30 y un 40%», ha añadido. En cuanto a la redacción del nuevo pliego de condiciones para la contrata del suministro de agua, Salewski ha admitido que va con retraso pero le ha restado importancia porque, ha dicho, «solo son dos meses».