Los dos acusados, este miércoles, cubriéndose con las capuchas de sus sudaderas. | ALEX SEPULVEDA

0

Segunda sesión del juicio por el incendio mortal en el edificio ‘okupa’ de es Viver y turno para el testimonio de los investigadores y los bomberos. Uno de los agentes de la Policía Nacional que investigó el caso tildó como «poco probable» que el incendio fuera originado por un cigarro mal apagado, teoría que deslizó uno de los acusados el martes, en el primer día del juicio por el incendio que se cobró la vida de Rossanna Venturini, una mujer italiana de 59 años. En el devastador incendio también resultaron heridas varias personas, tres de ellas graves.

Ayer, la sala escuchó la declaración de dos agentes responsables de la investigación. Ante el tribunal hicieron hincapié en que el fuego se propagó rápidamente y de forma muy potente. En el escrito de acusación, la Fiscalía sostenía que el acusado lanzó un mechero.

Por su parte, el responsable de los Bomberos explicó cómo fueron las labores de extinción. Según indicó, fue imposible determinar el foco inicial del incendio debido a que en el lugar había mucho material inflamable, como colchones, telas y cartones, y a que varias bombonas de gas explotaron iniciando nuevos focos.

Noticias relacionadas

El martes, la declaración de los acusados supuso para la Fiscalía un «reconocimiento expreso» de su implicación y por ello renunció a gran parte de las testificales por lo que el jurado podría avanzar su deliberación al día de hoy.

Petición fiscal

El incendio mortal se produjo sobre las 12.40 horas del 13 de mayo de 2019. En el suceso falleció la mujer de origen italiano que residía en la segunda planta. El cadáver de Rossanna fue localizado entre los restos del edificio durante las labores de extinción.

El Ministerio Fiscal solicitaba inicialmente sendas penas de 18 años de prisión para los dos acusados como coautores de un delito de incendio con peligro para la vida o integridad de las personas en concurso ideal con tres delitos de lesiones y un delito de homicidio.

En concepto de responsabilidad civil la Fiscalía les pide cerca de 190.000 euros en indemnizaciones. Los dos acusados tienen otra cita pendiente con la Justicia por el incendio que el 21 de enero de 2019 calcinó los Juzgados.